Strap Shop

Strap Shop

Se ha tratado de capturar un fragmento de ciudad de modo que se convierta en un espacio para “estar”, un lugar compartir con amigos.
Obra
Strap Shop, tienda de ropa y complementos
Arquitectura
Enrique Zarzo y Ángela Cardiel
Ubicación
Valencia España
Año
2014
Sup. construida
431,73m2. Sup. útil: 365,41m2
Fotografía
Daniel Rueda Cuerda

Cuando parecía que todo estaba dicho en materia de intervenciones menudas en el espacio comercial aparece esta reinterpretación del local comercial como depositario del espacio público en el más ingenuo de los sentidos: el espacio público como soporte de unas acciones constructoras básicas, en el límite de lo formal, casi como construcciones espontáneas, efímeras, feriantes o itinerantes, hasta en el límite de lo permitido. ¿En qué se diferencian éstas de aquellas? y ¿porqué se publican éstas y no las cientos de intervenciones que se practican a diario en el mundo que responden a ese criterio básico? Ambas son preguntas válidas y merecen una explicación que intentaré. Aquellas son espontáneas, libres y tienen, como tales, todos los atributos y méritos –y también los desaciertos- que le son propias. Estas en cambio, son su reinterpretación, la puesta en valor y sistematización de su simpleza, o sea, su depuración. Las primeras son anónimas y éstas lo parecen, pero responden a un cuidado detallamiento en planos y especificaciones que hablan de una intención de diseño que en el caso de las primeras, podrá, acaso, ser una necesidad. Siempre he dicho que la arquitectura, en cualquiera de sus escalas, habrá de dar respuesta a una necesidad y que su capacidad de acoger en ella la vida será la medida de su maestría (L. Benítez). Pero no toda actividad constructora pertenece a la arquitectura. Para entrar en este dominio tendrá que haber una intención de recoger y reconocer una necesidad y de desplegar la intención y la voluntad de interpretarla y desarrollarla en el diseño de una solución. Esa intención pertenece al arquitecto y en este caso se pone de manifiesto a no dudarlo. Si a usted le gusta o no es materia de otra discusión, pero este espacio público, juvenil y espontáneo instalado con tal economía en un local comercial no elude la decisión de establecer una mirada previa a la intervención, planificar y proyectar su alcance y materializarla haciendo casi alarde de lo mucho que se logra con tan poca materia pero con nada escasa creatividad. 

F. Pfenniger

Tratándose de un negocio que se orienta principalmente a una clientela joven, el proyecto focaliza su intención en la formalización del un espacio público, una especie de “plaza”, en el interior de la tienda. A partir de la materialización del los elementos de mobiliario urbano como el kiosco o los bancos se ha tratado de capturar un fragmento de ciudad de modo que se convierta en un espacio para “estar”, un lugar compartir con amigos. La vegetación y el pavimento desgastado que, intencionadamente, se ha conservado en su estado original, hacen evidente el paso del tiempo. Se han utilizado materiales cálidos como la madera, para la conformación de los bancos y mesas, cerámica para revestimientos y para los elementos sustentantes como las estructuras del kiosco, el banco, los percheros y luminarias, se ha utilizado el acero. Las diferentes escalas y la capacidad de movimiento del mobiliario dinamizan el espacio y permiten su evolución constante.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Diseño de interiores, Recuperación, restauración y reciclaje
Diseño de interiores, Recuperación, restauración y reciclaje
Diseño de interiores, Edificios comerciales