El Acero y las Construcciones Agrícolas

El Acero y las Construcciones Agrícolas

Francis Pfenniger, arquitecto

Los primeros invernaderos fueron construcciones concebidas por las casas de nobles para cultivar las plantas y frutas exóticas que Europa fue conociendo gracias a los territorios “descubiertos” en sus colonias. Las llamadas orangeries permitieron crear un clima artificial que reproducía, en mayor o menor medida, las condiciones de temperatura y humedad necesarias para el desarrollo de especies ambientadas a climas mucho más cálidos que los que se conocen en Europa. Necesitados de crear un clima interior con grandes ganancias de luz y ganancias térmicas, fueron un área de convergencia de dos materiales que tradicionalmente han sido cercanos: el vidrio y el acero, especialmente a partir de la Revolución Industrial. El Parque e invernadero del Chateau de Ravalet, en Cherbourgo, fue construido en el siglo XIX junto con la renovación del edificio original (construido entre 1562 y 1575), ambos declarados monumento histórico en la ciudad de Cherbourgo.

Foto 1 –Invernadero del Chateau des Ravalets, Cherbourg. Créditos: Par Albanebx — Travail personnel, CC BY-SA 4.0, Fuente:  https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=51210363

Estas estructuras ligeras se popularizaron y se difundieron por el mundo replicándose con variantes en distintos países. En su mayoría, pertenecen a obras fabricadas en los países de una industria siderúrgica más desarrollada que fueron exportados, como tantos otros tipos de edificios. Un ejemplo que hemos comentado en este sitio es el del invernadero de la Quinta Normal, de Santiago de Chile, de gran similitud tipológica con el de Cherburgo.

 
Foto 2 – Invernadero Quinta Normal – Fuente http://www.arquitecturaenacero.org/historia/equipamiento/invernadero-de-la-quinta-normal

Con el tiempo, el sello de la curiosidad y la novedad dio paso al interés científico. Hoy el conocimiento construido se ha puesto a disposición de la producción agrícola. Lejos de las elaboradas construcciones anteriores, la construcción de edificio de invernaderos se ha abierto un espacio importante en los más diversos cultivos. No es infrecuente ver grandes terrenos cubiertos por membranas traslúcidas bajo las cuales, se desarrollan y crecen algunos de los productos que consumimos. Muchas veces, por no decir la mayoría, estas membranas están sostenidas por unas muy ligeras estructuras de acero galvanizado. Aunque su uso extensivo es también fuente de críticas en parte por su utilización poco escrupulosa y el excesivo consumo de agua, también es cierto que ha permitido cultivos en zonas de climas y suelos complejos mejorando la productividad con varias cosechas al año.

Detrás de todos los distintos tipos de estructuras de invernaderos subyace el mismo enfoque: lograr luces eficientes a los distintos tipos de cultivos con la menor cuantía de acero, la mayor facilidad de montaje con el menor costo de ejecución y mantención que aseguren una resistencia ajustadas a las condiciones de clima (especialmente viento y lluvia) y una durabilidad que justifique la inversión. No siempre estas estructuras se construyen en acero.  Hay toda una gama de construcciones hechas en madera de diversas geometría y origen, de muy bajo costo, aunque con un carácter más bien semi permanente o directamente transitorio. La estructura de acero galvanizada, en cambio, es permanente, de bajo costo de mantenimiento y permite ser reconvertida, trasladada y ampliada o modificada con facilidad. Por su parte, las membranas y cerramientos en base a distintos tipos de plásticos, suelen ser de baja durabilidad y renovables. Precisamente en el cuidado y recuperación de estas membranas desechadas radica parte del problema a tener presente en la operación de los invernaderos. No sólo son difíciles de reciclar, su disposición exige especial cuidado para evitar que el viento los termine esparciendo por el territorio. Por ello, aunque con una mayor inversión inicial, se observa cada vez más el uso de cerramientos más duraderos, en base a polímeros de mayor espesor, más durables y hasta semi rígidos, como policarbonatos o membranas de PVC.


Foto 3 -  Fuente: https://vicentecamarasa.wordpress.com/2010/08/31/los-invernaderos/

Como en la arquitectura industrial, en los invernaderos aspiran a lograr una planta lo más libre y despejada posible, aunque en general  no demandan cubrir luces tan grandes ni lograr alturas interiores importantes. Los productores se han centrado en soluciones con distintas tipologías con luces de hasta 10m y alturas máximas interiores entre 4 y 6m.  Son sistemas desarmables, de uniones apernadas que conforman marcos articulados en la base que se complementan con algunos paños arriostrados en el sentido longitudinal y/o tensores que contribuyen a contrarrestar los esfuerzos horizontales del viento.

Entre las tipologías más frecuentemente utilizadas están las de tipo túnel (una especie de arco de medio punto) y multitúnel (la disposición paralela de varios túneles) que generan una superficie continua de cubierta y muros laterales, conformando dos frontones extremos planos en los que se sitúan tanto las puertas de acceso como, eventualmente sistemas de ventilación, siempre necesarios para el control del clima.

Cuando se requiere altura libre interior mayor, estos sistemas se complementan con tramos rectos en los cerramientos laterales, conformando una solución que los productores llaman tipo “capilla”, en este caso con cubierta curva. Las soluciones tipo capilla no sólo logran mayor altura interior, también permiten disponer con mayor facilidad sistemas de ventilación y hasta puertas en los muros rectos laterales.


Foto 4 – Invernadero tipo Túnel. Fuente http://www.invernaderoschile.cl/


Foto 5 – Invernadero Multitunel tipo capilla. Fuente http://www.ulmaagricola.com/


Foto 6– Invernadero Multitunel tipo capilla, vista interior. Fuente http://www.ulmaagricola.com/

Una variante de estas bóvedas de arcos de medio punto son las conformadas por arcos ojivales, que algunos productores llaman “góticas”. Se producen en forma aislada (Foto 7) o en base a naves múltiples (Foto 8).

 Foto 7 – Arco ojival. Fuente http://www.proamco.cl/


Foto 8– Arco ojival  montado sobre columnas. Fuente http://www.ulmaagricola.com/

Uno de los aspectos interesantes que presentan algunos de las soluciones es su capacidad de adaptarse geométricamente a las condiciones de terreno y topografía, como se puede observar en la fotografía 9, de la empresa  Kubrir, del Valle del Cauca, Colombia.

Foto 9: complejidad geométrica. Fuente http://www.kubrir.com/

Esto abre un nuevo aspecto en la forma de enfrentar los proyectos. En efecto, la oferta estrictamente estandarizada tiene grandes ventajas en la optimización del diseño, producción y construcción, lo que facilita también aspectos de gestión de ventas, gestión de stock y otros asociados. Sin embargo, puede significar una limitación en el sentido de no aprovechar íntegramente el espacio disponible. Desarrollar la capacidad de adaptación es una estrategia posible que se basa en dos ejes: por una parte el sistema integrado de diseño y producción (CAD-CAM) y por otra, en la versatilidad del material en que esto se ejecuta. Ahí el acero aporta una flexibilidad de transformación que es fácilmente incorporable a la oferta. Esta empresa, no sólo ofrece soluciones que se adaptan al terreno si no que se diferencia de la oferta tradicional porque ofrece soluciones de luces mayores, como se puede deducir de su catálogo on line. Como se ve, este es un mercado en que las características del acero tienen mucho que aportar.

Independiente de las tipologías estructurales, se ofrecen una serie de elementos complementarios a las soluciones de invernadero, industriales o domésticos, que los distintos productores han desarrollado. Entre ellos, los sistemas de ventilación en la cumbrera, unidireccional y bidireccional (tipo mariposa), tan necesarios para permitir una ventilación convectiva que evite sobre calentamientos. Por otra parte, en algunos casos será necesario disponer de sistemas de sombreado desplazables para los mismos efectos o la instalación de sistemas de riego por aspersión suspendidos, o la habilitación de sistemas de cultivo hidropónico. La variedad es amplia y puede seguir desarrollándose.
 
 
Foto 10 – Sistemas complementarios.: Ventilación cenital, mecanismos de aperturas, ventilación natural o forzada en  extremos, sistemas de calefacción, entre muchos otros. Fuente http://www.proamco.cl/

Un área en desarrollo derivada de estos invernaderos es, por una parte, el retorno al uso doméstico, esta vez más horizontal y democrático que las orangeries de origen. Muchas de las empresas han desarrollado productos a pequeña escala destinados al uso domiciliario y escolar. Pequeños invernaderos permiten a la familia cultivar sus propios productos según sus preferencias y necesidades. En el ámbito formativo, una actividad educativa y de investigación interesantes para las escuelas, además de proveer su propios cultivos.


Foto 11 – Invernadero doméstico con acero electro pintado y cerramientos de policarbonato alveolar. Fuente http://www.chilegreenhouses.cl/

Un campo de aplicación emergente de creciente desarrollo son los huertos urbanos que se están multiplicando en nuestras ciudades. Tanto por los efectos de recuperación de espacios urbanos residuales, espacios degradados o abandonados, como por los impactos en la organización de la comunidad y los efectos sobre una nueva y mejor forma de convivencia en áreas vulnerables y aún, por la posibilidad de proveer alimentación y trabajo en zonas expuestas, los huertos urbanos han demostrado resultados que los alejan del experimento social y lo acercan a políticas públicas o de autogestión. El uso de construcciones provisorias o permanentes basados en los invernaderos puede ser de gran interés y, como en otras oportunidades, un desafío para los diseñadores, la industria y los gestores. 
Lo que queda abierto como campo de exploración a partir de estas estructuras son nuevas aplicaciones. La arquitectura y construcción transitorias, las obras efímeras, los espacios de exploraciones formales son un mundo que se abre para los diseñadores y productores.

 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades