El Acero y la Seguridad

El Acero y la Seguridad

F. Pfenniger
Arquitecto editor

Muchas veces los arquitectos (y los estudiantes de arquitectura) rehuimos el tema del cerramiento de protección de los edificios, los recintos o los espacios públicos con un cierto pudor a tener que enfrentar temas de una connotación más bien negativa, como la seguridad (o la inseguridad). Así, llegamos tardíamente a las consideraciones y soluciones que, invariablemente, tendremos que incorporar a nuestros proyectos tarde o temprano: ¿poner o no poner protecciones? Si finalmente –y a veces a regañadientes- optamos por sí ponerlas, entonces la pregunta será ¿qué protecciones? Sin embargo, no siempre ni todos los arquitectos han tenido esta temerosa distancia con el tema. Algunos, como Jean Prouvé, dieron sus primeros pasos en talleres de forja y soldadura y llevaron este conocimiento y experiencia a desarrollarse a lo largo de su carrera. Otros, como  Wright, vertieron su delicado estudio y diseño de ventanas también a algunas obras de protección, como las rejas que cierran el terreno del edificio Administración de Larking Co.  En este mismo sitio hemos publicado obras que proponen soluciones innovadoras en materia de cerramientos y protecciones. Por otra parte, existen además productos que aportan en materia de seguridad para los edificios.


Imagen 1 - Mampara – Reja – Jean Prouve                                   


Imagen 2 - Puertas – Jean Poruvé

Como es de imaginar, el acero está asociado a los sistemas de protecciones de los edificios desde sus inicios y hasta hoy (con soluciones estandarizadas o únicas)  que sirven al propósito y pueden aportar al diseño o a la constructividad y economía del proyecto.

El hierro, se sabe, fue muy poco utilizado en América antes de la llegada de los colonizadores europeos. La metalurgia andina explotó los metales disponibles, como oro, plata y cobre, explorando en sus atributos blandos como el color o la textura elaborada, asociados al ornamento. En tanto parte de un sistema de valores y de comunicación, hemos asociado esta metalurgia (siguiendo a Heather Lechtam(i)) más al significado que a la funcionalidad o, más bien, a las prestaciones o servicios (aunque podemos decir que su función es comunicar). La presencia del  en América recién se introduce con la llegada de los españoles, especialmente asociado a sus atributos duros aplicados en las armas, herramientas y elementos complementarios al transporte. Es decir, a los aspectos que explotan la resistencia, dureza y la funcionalidad del material. Como es de esperar, su presencia en la construcción y la arquitectura se limitó a piezas y partes, que no por menores, dejan de ser importantes (fijaciones, clavos, bisagras, entre otros). Minería menor y talleres de forja apoyan esta actividad. Con el tiempo, el hierro tuvo aplicaciones visibles en la construcción con la producción de los primeros elementos de protección: rejas y protecciones de vanos y ventanas. Primeramente simples y estrictamente funcionales, avanzaron hacia diseños más elaborados y complejos según se asentaba y desarrollaba la capacidad de los talleres de forja. Seguramente este desarrollo también se debe a cambios en las prioridades el carácter y la actividad de los talleres: de la ocupación al asentamiento, de las urgencias militares a las productivas, al desarrollo de la agricultura, el transporte, la industria y la edificación. Hierro forjado asociado a la protección, defensa y seguridad ya no sólo de las actividades de la conquista sino del mundo civil, de las instituciones. El acero en América tuvo un desarrollo tardío que acrecienta por los efectos de la revolución industrial que llegan desfasados a la región. Surge el desarrollo del ferrocarril y la industria locales basados en buena medida en material de importación. La explotación del hierro y elaboración del acero recién se inician hacia fines del siglo XIX en América... La asociación entre el hierro (hoy el acero) con su función de protección nos acompaña hasta el día de hoy. Habrán pasado varios siglos, se ha desarrollado la tecnología, pero la alianza permanece y se fortalece en múltiples variaciones y direcciones. A una de ellas queremos dedicar este comentario: la protección de vanos. Nos interesa poner en valor y en perspectiva algunas de los usos del acero hoy en este mercado que, a decir de algunos, nos es despreciable en magnitud y que convoca por igual a la industria, los fabricantes y transformadores del acero y, por cierto, a los diseñadores.(ii)

En los dos esquemas siguientes intentaremos una clasificación de los tipos de protecciones para vanos que puede ayudar a describir este universo de soluciones. Tareas de otros será cuantificarlo y dimensionarlo.

Dentro del espectro de elaboración de productos de acero hoy se pueden identificar al menos tres grandes familias de productos en la ejecución de partidas cuyo objetivo es dar seguridad y evitar la intrusión en los edificios. Ellas, a su vez, se ofrecen en distintas presentaciones que tienen distintos atributos y distintos desempeños y que derivan procesos de producción completamente distintos. Muchos de ellos ya han sido comentados en este sitio y pueden ser revisados.


Imagen 3 – Tipos de productos de acero para protecciones

 
Estos materiales, a su vez, se pueden agrupar en soluciones según la operación que ofrecen:

Imagen 4 – Tipos de Protecciones
 
Comentaremos, pues, algunas de las opciones que se presentan  para las protecciones de vanos según su operación.

 

1.    PROTECCIONES FIJAS

a.    Fijas fijas
Son posiblemente las más comunes. Hechas en base a barras sólidas, a hierro forjado, a perfiles laminados o conformados en frío, abiertos o tubulares, ofrecen una gran variedad de soluciones de fabricación. Dependiendo de la función que desempeñan, los distanciamientos entre los elementos pueden variar, así como su posición. En general, se acepta que distanciamientos del orden de 10 a 12cm entre barras ofrecen una seguridad suficiente como para evitar la intrusión. Una de las preocupaciones debe ser la disposición de elementos entre barras que aseguren que no puedan ser deformadas fácilmente. Para ellos, se recurre a elementos transversales rectos o curvos, que vinculen a lo menos dos barras contiguas en forma alternada para asegurar que trabajen en pares. Esto abre posibilidades de composición que van desde lo más simple (y obvio) a soluciones innovadoras de todo tipo. La imagen siguiente corresponde a la oferta de una empresa española dedicada al diseño de soluciones de protecciones.

Imagen 5 – Rejas Fijas. Fuente rejas Cubelles, www.rejasyballestas.com

No siempre las protecciones fijas se hacen con elementos lineales. En el proyecto de Kaze Studio (Imagen 6), de Forte, Gimenes & Marcondes Ferraz Arquitectos, se propone una piel de grating de acero que cumple la doble función de aportar a la seguridad y cerramiento del edificio y aporta en materia de privacidad y control solar.

 
Imagen 6 - Kaze Studio, Forte, Gimenes & Marcondes Ferraz Arquitectos -Fuente http://www.arquitecturaenacero.org/proyectos/edificios-comerciales/kaze

b.    Fijas removibles
Una solución que se ha instalado en algunos casos en que la seguridad necesaria que ofrecen las protecciones en ciertos horarios o temporadas no se desea en otros, pero tampoco se opta por ninguna de las alternativas de operación, la constituyen las protecciones fijas removibles. La complejidad de estas soluciones es que demandan tiempo y trabajo para su instalación y remoción, además  se debe disponer de un espacio adecuado para su bodegaje en el período en que no están instaladas. Esto, requiere resolver el transporte de los módulos, ya sea manual o mecánicamente, y contar con el apoyo de personal y equipos de levante y transporte adecuados a las dimensiones y el peso de los elementos. Estos sistemas se usan en instalaciones que requieren una gran transparencia o libertad de paso, lo que se presenta con frecuencia en algunos tipos de comercio (ventas de vehículos, por ejemplo), mercados, o aún en instalaciones transitorias.

2 PROTECCIONES PRACTICABLES

a. De abatir
Son probablemente las más conocidas entre las protecciones practicables. Su operación es sencilla pero demanda que se cuente con muros de respaldo sobre las que se puedan abatir las protecciones al abrirse, lo que obliga a que los vanos que atiende no sean de grandes dimensiones. Esto, entre otras consideraciones, porque su peso en función del brazo demanda unos mecanismos de fijación al muro (tipo bisagras o pomeles) que deben soportar un momento eventualmente importante  si no tienen un sistema de apoyo en el extremo (que puede ser de apoyo o de suspensión). Es resumen, suelen usarse en vanos proporcionalmente menores, en muros en que la dimensión de los vanos representa menos del 50% del paño de muro. Ofrecidas como un producto que se agrega a la construcción pueden dar solución a las necesidades de protección.


Imagen 7- Rejas de doble batiente. Fuente www.articulo.mercadolibre.com.uy

Sin embargo, cuando se piensan y se conciben inicialmente como parte de al proyecto, la solución de sistemas abatibles, en algunos casos en combinación con sistemas de correderas y con funciones de control solar y ventilación, permite integrarse muy bien en el proyecto. Ejemplo de lo anterior es el proyecto de Micucci arquitectos para el edificio mixto de escuela y ambulatorio de las imágenes 8 y 9.

 
Imagen 8 y 9: Escuela Municipal Carlos Soublette y Ambulatorio Bello Campo - ma+ micucci + arquitectos asociados -
Fuente: http://www.arquitecturaenacero.org/proyectos/edificios-para-la-educacion/escuela-municipal-carlos-soublette-y-ambulatori...

Otro ejemplo es cuando el cerramiento se ejecuta en el mismo material de revestimiento del edificio, como en el caso de Performers House, de Schmidt Hammer Lassen architects en Silkeborg, Dinamarca (ver Imagen 10): los postigos de acero patinable perforado son del mismo material de la fachada.


Imagen 10- Performers House, Schmidt Hammer Lassen architectos.
Fuente:
http://www.arquitecturaenacero.org/proyectos/recuperacion-restauracion-y-reciclaje/performers-house

b. De corredera
Las protecciones desplazables o de corredera conocidas funcionan  básicamente mediante un sistema de rieles que permiten el desplazamiento de la hoja. Estos rieles se complementan con mecanismos de ruedas que pueden ir simplemente apoyadas sobre el riel en la base o desplazarse mediante un sistema de rieles y ruedas que permitan colgar la puerta de un riel superior. Las ventajas de la segunda opción sobre la primera es que, dependiendo del mecanismo (riel y carro) pueden operar muy liviana y establemente, con una gran facilidad de desplazamiento.

 
Imagen 11 y 12: Refugio Delta - Olson Kundig Architects –
Fuente: http://www.arquitecturaenacero.org/proyectos/vivienda-unifamiliar/refugio-delta

En el proyecto Refugio Delta, Olson Kundig Architects (ver imágenes 11 y 12) propone unos grandes planos de protecciones opacas de acero que se desplazan por sobre el plano de la fachada, permitiendo un cierre hermético y seguro cuando la cabaña está desocupada y mostrar los grandes paños vidriados cuando se la habita. En este caso, dada las grandes dimensiones de las protecciones, se incorpora un riel en la mitad de la altura de la hoja.

Hace poco publicamos en este sitio el proyecto de Quintessa Pavillions que abre el perímetro del pabellón mediante una combinación de formas de practicar los cerramientos de abatir y de corredera. Aunque no son sólo protecciones a la intrusión, la posibilidad de extender el plano del muro más allá del edificio es un recurso interesante que otorga otra dimensión y experiencia al recinto y a su relación con el paisaje cuando se dispone de espacio para hacerlo.


Imagen 13 -  Quintessa Pavillionas - Walker Warner Architects.
Fuente: http://www.arquitecturaenacero.org/proyectos/edificios-de-equipamiento-y-servicios/quintessa-pavilions

La solución de corredera vertical que se aplica en el Mercado de la Purísima por los arquitectos de Bandada Studio en Ciudad de México, es una variante muy interesante de las correderas. Como se dispone de una altura importante del edificio, sensiblemente mayor que la altura del vano, los cerramientos se desplazan sobre la fachada y hacen parte de su composición. Un mecanismo simple y eficaz asociado a su operación asegura un desplazamiento aliviado.

 
Imagen 14 y 15– Mercado de la Purísima – Bandada Studio.
Fuente: http://www.arquitecturaenacero.org/proyectos/recuperacion-restauracion-y-reciclaje/mercado-de-la-purisima

c. Plegables
La posibilidad de plegar las hojas de un cerramiento, sea puerta o reja, sea en forma horizontal o vertical es, sin duda, una opción cuando es importante liberar al máximo el vano y no se dispone de espacio o tramos de muros sobre los cuales trasladar o abatir los elementos. Los sistemas plegables horizontalmente son una alternativa tanto a las soluciones de corredera como a las de abatir y permiten grandes vanos libres. Se pueden hacer colgados o apoyados, disponiendo el punto de apoyo en el eje o en un extremo de la puerta, según se prefiera que se produzca el plegado.

Alguno ejemplos que hemos publicado en este mismo sitio recurren a elementos plegables que logran integrar los sistemas de  protección en la arquitectura, como el caso de las Dos casas Conde, de HM arquitectos, en Buenos Aires.


Imagen 16 y 17  Cerrado y Abierto. Dos casas Conde, de HM arquitectos, en Buenos Aires


Imagen 18 y 19 - Detalle  y esquemas. Dos casas Conde, de HM arquitectos, en Buenos Aires.
Fuente: http://www.arquitecturaenacero.org/proyectos/vivienda-unifamiliar/dos-casas-conde

La posibilidad de plegar los cerramientos verticalmente permite que estando abiertos generen un alerón que agrega otros atributos a la fachada: provee protección sombra y genera un espacio intermedio que destaca en una fachada que, siendo segura, es dinámica, cambiante. Es algo que André Kikoski explora en el tratamiento de la fachada de la remodelación de Wyckoff Exchange, en Brooklyn, como se aprecia en la fotografía 20.


Imagen 20 - The Wyckoff Exchange – André Kikosky Architects. Fuente:
http://www.arquitecturaenacero.org/proyectos/recuperacion-restauracion-y-reciclaje/wyckoff-exchange

d. Basculantes

Olson Kundig es un arquitecto de quien hemos publicado varias obras. Siempre nos ha llamado la atención por la incorporación de mecanismos a sus proyectos, mecanismos que permiten desplazar, mover o practicar a veces grandes planos de los edificios, revirtiendo el concepto de la inalterabilidad de los paramentos. Son mecanismos ingeniosos que reinterpretan – a veces por la exageración- mecanismos conocidos y los integran al diseño del edificio. Entre ellos, está esta la mampara basculante que abre completamente cabaña The Chicken Point como se muestra en la fotografía 21. Aunque se trata de una ventana, mecanismos como el señalado ofrecen un camino a explorar para otras aplicaciones.

Imagen 21 – The Chicken Point – Olson Kundig architect. Fuente: http://www.arquitecturaenacero.org/proyectos/vivienda-unifamiliar/chicken-point

Variantes de esta alternativa son los sistemas de puertas de garaje, tan típicas de las casas en Estados Unidos, que se suelen hacer en distintos materiales y acabados, algunas de las cuales combinan distintas formas de operación. .

 
Imagen 22 y 23 - Fotografía Portones tipo Garaje. Fuentes http://www.arqhys.com/fotos/puertas-automaticas-garage.html  y http://www.ascensores-satel.com

e. Enrollables
En el mercado existen una gran variedad de soluciones de sistemas de  protecciones enrollables, manuales y/o mecánicas. En acero existen las de mallas, las articuladas, las de lamelas perforadas u opacas. En fin, una oferta amplia que permite resolver parte de las cuestiones que se presentan en este comentario. Las consideraciones que se deben tener presente en este tipo de soluciones es que la caja en que la cortina se enrolla puede requerir de un espacio adicional en el vano o reducir (en el alto o en el ancho) su apertura útil. Estas cajas se pueden incluir en los muros, o pueden quedar a la vista interior o exteriormente. Muy aplicadas en el comercio, se usan también en vivienda precisamente por la seguridad que ofrecen.


Imagen 24 - Cortinas de rollo de placas de acero galvanizado lisas. Fuente: www.logismarket.cl/flosal-chile

Imagen 25 - Cortina de malla americana Fuente www.logismarket.cl/merygates/cortina-metalica-de-malla-americana

Imagen 26 - Cortina de acero micro perforado y mecanismo Fuente www.logismarket.cl/cormetals/cortina-metalica-microperforada

Hemos recorrido distintas formas de ejecutar cerramientos de seguridad a los edificios mostrando algunas aplicaciones posibles. Los diversos elementos de acero con que se pueden ejecutar quedan como un desafío que convoca a la industria y a los diseñadores. Seguirá siendo siempre una recomendación la integración temprana en el diseño de las variables que el proyecto deba considerar para cumplimiento de su cometido. No hacerlo nos expone a soluciones improvisadas cuyo resultado final puede terminar siendo una solución tal vez eficaz, pero no necesariamente eficiente ni armónica.

i. Lechtam, H; Los orfebres olvidados de América: metalurgia precolombina, tecnología y valores; Museo de Arte Precolombino, Santiago de Chile, 1991.

ii. Barras y perfiles http://www.arquitecturaenacero.org/uso-y-aplicaciones-del-acero/materiales/perfiles-y-tubos
Planchas de revestimiento http://www.arquitecturaenacero.org/uso-y-aplicaciones-del-acero/materiales/revestimientos-exteriores-y-cubiertas
Planchas perforadas y tejidos metálicos http://www.arquitecturaenacero.org/uso-y-aplicaciones-del-acero/materiales/pieles-planchas-perforadas-y-tejidos-metalicos
Metal desplegado http://www.arquitecturaenacero.org/uso-y-aplicaciones-del-acero/materiales/metal-desplegado

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades