Ssense

Ssense

El acero cumple un rol destacado, en lo mínimo, en lo no oculto, en lo simple.
Obra
Ssense
Arquitectura
Atelier Barda
Ubicación
Montreal, Canada
Año
2017
Sup. construida
2.230m2
Interiorismo
Foraine
Fotografía
Adrien Williams
Web
www.atelierbarda.com www.foraine.atelierbarda.com

Cuando la acción de intervenir en un edificio industrial para convertirlo en la sede de una plataforma de la moda y el lujo se realiza con claridad conceptual se nota. Aquí, la adaptación del edificio al nuevo programa se hace por la vía de restar más que adicionar, de hacer un acto mínimo al extremo, de reducir a lo esencial, incluso a lo básico.  El resultado es este pulcro edificio centenario que alguna vez alojó a la industria textil de Montreal convertido en un centro de la nueva moda, de una nueva forma de crear relaciones de colaboración en una empresa en que se fortalece la horizontalidad por sobre la verticalidad en la estructura organizacional. La relación visual, la ausencia de lo accesorio y la disposición de todos los elementos en su función y presentación más básicas hacen de este espacio de trabajo un lugar único que no sólo provee de los espacios necesarios si no que es una declaración de la ideología que lo anima. Hay una forma de ver el trabajo, de entender la función de las personas, de valorizar la existencia y la historia de un edificio (que es también en parte la historia de la sociedad que le dio vida) y de ponerlo al servicio de una nueva función y de una nueva perspectiva que se plasma y se anuncia a través del diseño. En esta condición primaria, también el acero cumple un rol destacado, en lo mínimo, en lo no oculto, en lo simple. Una condición que al ser funcional en extremo, se hace parte de una comprensión y una expresión fundacional del proyecto.

F. Pfenniger

La firma de arquitectos Atelier Barda recibió el mandato en septiembre de 2016 de ampliar la sede de SSENSE, una plataforma de moda conocida por su exclusivo contenido original y una selección curada de más de 400 diseñadores de moda y lujo para hombres y mujeres. Ubicado en un vecindario que una vez fue el hogar de la industria textil de Montreal, el espacio tiene una superficie de aproximadamente 2.400m2  y anteriormente se usaba para logística y almacenes. El proyecto implicó el rediseño completo del espacio existente para satisfacer las crecientes necesidades de la empresa sin dejar de ser fiel a su sólida imagen de marca.

El objetivo principal era diseñar un espacio funcional que respondiera a su propósito original y conservar su aspecto industrial al reducirlo en lugar de aumentarlo.

El amplio espacio fue completamente desmantelado y remodelado con un estricto diseño minimalista, dándole una estética neutral pero única. Lejos de ser ostentoso, la arquitectura tiene una estética deliberadamente cruda que mantiene en mente los valores centrales de la empresa y las necesidades siempre cambiantes. La naturaleza cruda de los acabados crea una marca arquitectónica en la cual, paradójicamente, la ausencia se convierte en un lenguaje en sí mismo.

Se prestó una cuidadosa atención al estudiar las relaciones de trabajo entre los diferentes departamentos dentro de la empresa.

Como un requerimiento formal del cliente, el proyecto demandó un gran espacio de trabajo abierto, donde los ejecutivos se sienten entre su equipo. Desmantelando la jerarquía de la oficina, el espacio alimentaría la cultura colaborativa de SSENSE. Por lo tanto, era esencial minimizar la distancia entre los diferentes equipos para centralizar los espacios de reuniones formales e informales, además de crear centros estratégicos. En este contexto, se colocaron oficinas cerradas y nichos más privados en la periferia del área de trabajo compartido para permitir la libre circulación e intercambios entre colaboradores. Se dio una consideración importante para fomentar la comunicación entre los empleados, estimulando la creatividad y la autonomía mientras se maximiza la productividad. Los espacios de trabajo para los empleados incluyen paquetes de largos escritorios, nichos de descanso, escritorios de pie comunes y salas tranquilas para el trabajo silencioso.

El vestíbulo tiene un enfoque dramático, secuenciado, casi cinematográfico, que va desde un vestíbulo oscuro hacia el espacio predominantemente blanco de planta libre. Frente a la entrada principal, el lujoso salón actúa como un oasis dentro del área de circulación principal, rompiendo con la estética neutral. La idea era crear un espacio más íntimo para fomentar las interacciones sociales y las reuniones informales. Además, la flexibilidad y la fluidez del espacio permiten la organización de eventos corporativos para la creación de redes y celebración. La rejilla de iluminación de los antiguos almacenes se conservó y reconfiguró en una grilla lineal gráfica.

Además de remodelar el espacio, Atelier Barda también diseñó una colección completa de muebles personalizados a través de su división Foraine. Las sillas de mimbre en el salón, las sólidas mesas bajas de formas orgánicas cubiertas con terrazo italiano embaldosado, los elegantes mostradores y taburetes de acero inoxidable, la estantería y las mesas de conferencias son piezas originales de Foraine desarrolladas en estrecha colaboración con artesanos locales.
La colección de muebles innovadores fue cuidadosamente diseñada para ser audaz y funcional respetando el contexto de implementación. Las numerosas piezas se colocan estratégicamente para llevar adelante la linealidad desde el arco de entrada. Sus materiales, texturas y colores contrastan con la absoluta neutralidad del espacio circundante y encarnan la elegancia de la marca.

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Recuperación, restauración y reciclaje
Recuperación, restauración y reciclaje
Edificios de equipamiento y servicios, Recuperación, restauración y reciclaje