Mercado de la Purísima

Mercado de la Purísima

Rehabilitación del edificio existente.
Obra
Mercado de la Purísima: rehabilitación del edificio existente
Arquitectura
Bandada Studio
Arquitectos asociados
Iván Valero
Constructora
Reactor Ingeniería
Cliente
Gobierno del Distrito Federal.
Ubicación
Ciudad de México
Período
Septiembre 2014 – Abril 2015
Consultoría
Daniel Domingo Dueñas.
Sup. construida
2.860m2
Fotografía
Jaime Navarro
Web
www.bandada-studio.com

Un proyecto de rehabilitación que se construye mientras el edificio sigue operativo es un desafío técnico, de gestión y, ciertamente, arquitectónico. Hay muchas razones para verse obligado a enfrentar la ecuación (en lo personal, mi primer encargo profesional consistió precisamente en habilitar una ampliación de una fábrica de cecinas sin dejar de producirlas, cosa que se logró con el debido resguardo para evitar la contaminación, conseguir las aprobaciones y sin reporte de problemas sanitarios). Lo inesperado en este caso son las razones que se esgrimen para verse obligado a hacerlo: una insospechada extensión de la desconfianza ciudadana hacia la administración política. Más allá de ello, en este caso se logra consensuar la estrategia de proyecto y la secuencia de construcción, con una propuesta arquitectónica que separa las obras de fachada de las de cobertura. Un manto desplazado de la fachada original crea el nuevo frente que recibe unos cerramientos tipo guillotinas muy ingeniosos y eficaces. Su desplazamiento vertical se opera lateralmente dejando una celosía ventilada cuando está cerrado y cubriendo la parte superior de policarbonato cuando se abre. Esto otorga luz, ventilación y una apariencia completamente renovada al edificio. Con posterioridad se habilita la nueva cubierta. Un sistema de marcos en base a columnas doble T y unas cerchas de celosías tipo Pratt componen la estructura que se complementa con un voladizo que hace de sombreadero en las dos fachadas laterales. Se genera, así, una cubierta ventilada que contribuye al acondicionamiento térmico del edificio. El espacio público que enfrenta el mercado es despejado y acompaña muy bien la traza de la nueva fachada. Se trata de un proyecto gestionado en un proceso participativo que responde con claridad a los requerimientos de los usuarios y del entorno. La virtud del diseño es lograr, además, una integración económica y socialmente sustentable.

F. Pfenniger

La solución arquitectónica responde a la dificultad para alcanzar un acuerdo con los locatarios del mercado ante un proyecto previo de demolición y construcción de un nuevo mercado.

La inestabilidad política causada por los cortos periodos de mandato delegacional hacía que los trabajadores del mercado estuvieran reticentes a abandonar su puesto durante el proceso obra y finalmente se opusieron a llevar a cabo el proyecto original.

Ante este escenario optamos por plantear otro proyecto, basado esta vez en definir un sistema constructivo capaz de ser construido sobre el mercado existente sin que éste dejara de funcionar en ningún momento.

Se definieron dos etapas de intervención que iniciaban con la construcción de una nueva cimentación en el perímetro exterior del mercado existente y sobre ella construir la fachada final y el sistema de puertas. La segunda etapa consiste en colocar la nueva estructura y sobre ella colocar el techo. Con esta etapa concluida se podrá desmontar la cubierta original y acabar los últimos detalles.

Para hacer viable la primera fase se proponía definir un módulo repetible que incorporará la fachada, la estructura y la captación de agua de lluvia, pero que además aportara un cambio estético profundo al mercado.

El módulo se compone de dos pilares laterales que soportarán la estructura de la cubierta y uno central que soporta la fachada.

El sistema constructivo de la fachada consta de tres partes. La parte superior está totalmente abierta. Se pretende que el calor que la futura cubierta ligera pudiera acumular sea arrastrado mediante la ventilación cruzada que se generaría. Además, en la parte superior, se incorpora un voladizo que permite ampliar el espacio de sombra y tener más control sobre la radiación solar que llega al edificio.

La parte intermedia, que está localizada inmediatamente debajo de la parte superior es la que va a controlar la radiación solar. Esta parte está formada por paneles de policarbonato translúcido que nos permite regular el paso del calor, al mismo tiempo que, durante la noche, se convierte en una gran lámpara.

La parte inferior, la correspondiente a las puertas, está hecha a base de franjas de madera (una combinación de madera y PVC). Cuando están cerradas, estas puertas cumplen la doble función de impedir el paso, y permitir la ventilación. Durante el día se abren en guillotina colocándose por delante del policarbonato, así lo protegen de una excesiva radiación solar.

El trabajo con la comunidad y con los locatarios fue fundamental para definir conjuntamente una propuesta proyectual en la que encajaran los intereses de todas las partes y con ello posibilitar la construcción.

Después de diferentes reuniones, se generaron consensos suficientes sobre las fases de obra, la distribución de los locales afectados y los nuevos servicios que se incorporarían al nuevo edificio.

Uno de los acuerdos más destacados fue el de construir la fachada en la primera fase de obra en lugar de la cubierta como estaba contemplado en un inicio para así poder mostrar lo antes posible el cambio de imagen exterior y lograr disipar las dudas de los grupos más escépticos ante el proyecto, logrando que la transformación del mercado fluyera sin conflictividad social.

Concluida la primera etapa, el cambio de imagen era ya evidente y el oscuro y pequeño mercado original pasaba a tener una nueva y brillante presencia dentro del barrio.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Recuperación, restauración y reciclaje
Diseño de interiores, Recuperación, restauración y reciclaje
Recuperación, restauración y reciclaje