Skywalk Rennweg

Skywalk Rennweg

La pasarela se monta en un solo acto, íntegra, terminada, con el concurso de una sola grúa y en pocas horas
Obra
Skywalk Rennweg
Arquitectura
SOLID architecture
Ubicación
Viena, Austria
Ingeniería
RWT PLUS ZT GmbH
Año
2008
Sup. construida
54m²
Fotografía
Günter Kresser
Web
http://www.solidarchitecture.at

No es el primer caso que hemos conocido de un proyecto que debe conectar dos edificios existentes pasando por sobre un espacio público. Tampoco es el primer caso en que esta acción, que surge de imperativos programáticos o funcionales, debe hacer concordar puntos de conexión que no coinciden en la altura ni están enfrentados. Esto supone un problema geométrico que se puede y debe integrar a la geometría del proyecto. En otras palabras, se trata de transformar el problema no sólo en una oportunidad sino en la génesis y fundamento del proyecto. El caso que se presenta resuelve esta ecuación con decisión y gran simpleza formal y estructural. La pasarela está configurada por dos planos horizontales y dos planos inclinados. Así, el plano del piso horizontal se proyecta  desde el piso de uno de los edificios y a medio camino toma la pendiente necesaria que lo lleva al nivel correspondiente en el edificio de enfrente, ligeramente más baja. El plano horizontal de la cubierta, en cambio, nace desde este último edificio y, en el punto de inflexión, asume la misma pendiente inclinada del piso para empalmar con la cubierta del primero. Esta doble acción se produce en un punto que es, a su vez, el nudo al que llegan dos grandes diagonales que conforman la estructura de la pasarela. En planta la pasarela también tiene un quiebre que coincide con este centro. Como se observa en la axonométrica, el puente queda conformado por dos planos (inferior y superior)  plegados compuestos por elementos estructurales principales hechos con tubulares de sección cuadrada soldados y conectados por sus respectivas diagonales rigidizantes en el plano hechas en perfiles tipo IPE. Por su parte, dos grandes diagonales hechas asimismo de perfiles tipo cajón soldados confluyen en el nudo. La pasarela es una viga habitable cerrada exteriormente por cristales serigrafiados en la cara expuesta al asoleamiento y transparentes en la cara de sombra. Por el interior de la estructura se dispone la plataforma recorrible limitada por una sencilla protección y pasamanos. Los colores metalizados de gris claro en el revestimiento exterior y el pavimento combinados con el predominio del blanco de la estructura realzan aún más de fineza y pulcritud del diseño. Mención aparte merece la estrategia de fabricación y montaje: enteramente prefabricada y haciendo las obras de fijación previas en los edificios que la soportan, la pasarela se monta en un solo acto, íntegra, terminada, con el concurso de una sola grúa y en pocas horas. Todo un ejemplo de prefabricación.

F. Pfenniger

El Puente está confinado en sus cuatro costados y conecta los dos edificios de Rennweg 44 y 46 en el quinto piso a 17 metros sobre el nivel de la Kleistgasse (en el tercer distrito de Viena). La luz libre del puente es de 22 metros.

Expresión exterior del Puente:
En relación a su apariencia exterior el puente agrega un tercer y único elemento formal a los dos edificios existentes que datan de los años 1980. El tono gris metálico claro de las superficies exteriores del puente se asimila al aspecto de los colores verde-grisáceos de las estructuras de los edificios ya existentes.

Las grandes superficies acristaladas de los muros laterales que están instalados por dentro hacen visible la estructura desde el exterior y hacen que el puente tenga una apariencia ligera y transparente.

La experiencia del Puente desde dentro:
El área interior del puente tiene su propio carácter individual, independiente de los dos edificios preexistentes.

Si cruza el Puente usted va a experimentar un espacio que está dominado por la disposición dinámica de la construcción soportante y los planos inferior y superior. También puede haber una diferencia de color entre el área interior del puente en un lado y la estructura existente en el otro lado. Con excepción del gris claro del piso, todas las superficies son blancas.

Partiendo del edificio de Rennweg 46, se crea un plano horizontal que se proyecta sobre el espacio de la calle, 17 metros sobre el nivel de la Kleistgasse. Desde esta área horizontal se aprecia una vista maravillosa sobre la calle situada abajo que se extiende tan lejos como las torres del Arsenal. Siguiendo una inclinación de la plataforma base, una rampa de suave pendiente remonta la diferencia de altura entre los dos edificios y conduce al edificio de Rennweg 44.

Visto en planta, el Puente se estrecha desde 2,70m a un ancho de 2,35 en el centro. En combinación con la pendiente de la estructura de cubierta y de piso se crea la estructura del puente que cruza el espacio de la calle en forma más bien elegante; más aún,su espacio interior es claramente dominado por la perspectiva dinámica de las líneas fuertemente alineadas.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados