Estación Naturaleza

Estación Naturaleza

Consideramos apropiado que este nuevo espacio, contiguo a los galpones, fuera tratado como un pequeño museo, que pudiera abrigar la nueva exposición con todo el soporte necesario.
Obra
Estación Naturaleza
Arquitectura
Apiacás Arquitectos: Anderson Freitas, Pedro Barros, Luciana Meile e Acácia Furuya. y Brasil Arquitectura: Francisco de Paiva Fanucci, Marcelo Carvalho Ferraz
Ubicación
São Paulo, Brasil
Año
2006
Sup. construida
250m2
Fotografía
Pedro Vanucchi; Pregnolato & Kusuki Estúdio Fotográfico
Web
http://www.apiacasarquitetos.com.br http://www.brasilarquitetura.com

Montado en el andén de una antigua estación de ferrocarril hoy convertida en Centro de Ciencia para la juventud en Sao Paulo, se ubica este pequeño museo, concebido como una secuencia muy estilizada de vagones de tren que acogen en su interior la exposición de los principales ecosistemas del Brasil. Los volúmenes están rigurosamente conformados como paralelepípedos revestidos en plancha de color rojo intenso y están distanciados para articular la pausa entre una sala y la siguiente. La propuesta es tan simple como contundente. El montaje ligeramente excéntrico respecto de las vías férreas preexistentes produce el desconcierto necesario para entender que se trata de un gesto cultural y no de una reproducción literal de una estación y un tren: después de todo estamos frente a un museo.

F. Pfenniger

La idea de un tren con vagones de pasajeros que recorriera todos los ecosistemas brasileños nació de una colaboración de la Universidad de São Paulo y la Fundación El Boticario de Protección de la Naturaleza. Para lo tanto, se organizó un concurso cerrado para que el proyecto fuera implantado.

El lugar escogido fue el área que abriga los antiguos galpones de la calle Guaicurus en São Paulo en que, desde fin de los años 1980, funciona el centro de ciencia para la juventud, o la estación ciencia, un órgano de la pro rectoría de cultura y extensión universitaria. El proyecto escogido, obra y contenido expositivo, vino también de una colaboración, las oficinas Brasil Arquitectura y la Apiacás Arquitectos, con la curaduría expográfica de Isa Grinspum Ferraz y Helena Tassara.

A pesar de sugerir una réplica de un tren, que fuera construido en madera para abrigar el contenido expositivo, consideramos apropiado que este nuevo espacio, contiguo a los galpones, fuera tratado como un pequeño museo, que pudiera abrigar la nueva exposición con todo el soporte necesario: control de luz, sonido, temperatura y olores. Por este motivo, en vez de una simple copia de un tren, optamos por una construcción que no disimulase su verdadero aspecto constructivo, pues teníamos en cuenta que el lugar tendría un carácter educativo. Por lo mismo, nos apropiamos del lenguaje formal de un objeto muy presente estaciones ferroviarias: los contenedores. Consecuentemente, el proyecto resultó, literalmente, en cinco prismas, con área aproximada de 50m², construidos en estructura metálica con revestimientos también metálicos, apoyados en bases de concreto, que deberían servir también para contener toda la infraestructura.

Los prismas o vagones están unidos por pasarelas metálicas, que sirven también como salidas de emergencia. A partir del concepto expográfico adoptado, en el primer vagón los visitantes son introducidos, a través de una proyección audiovisual en el piso, a las cuestiones de formación, diversidad e interacción de los ecosistemas globales y específicamente los del continente Sur Americano, que se extienden más allá de las fronteras del Brasil.

Se inicia entonces el recorrido de la exposición en que cada ecosistema es un espacio total, con características propias, abrigando biodiversidad e interacciones ambientales singulares, y que se distribuye a través de cuatro vagones más, cada uno de ellos tematizando dos ecosistemas: - Vagón 02 – Zona Costera y Amazonía - Vagón 03 – Pantanal y Cerrado - Vagón 04 – Caatinga y Mata Atlántica - Vagón 05 – Floresta de Araucarias y Pampas.

El espacio reservado para cada uno de los ecosistemas tiene el objetivo de provocar una experiencia sensorial y afectiva al visitante, estimulándolo a reflejar, a intercambiar informaciones y a comprender. Para tanto, cada espacio contiene un conjunto de instalaciones expográficas como vitrinas, pantallas de video, proyecciones audiovisuales, paneles, sonidos, olores y temperaturas diferenciadas, presentados de maneras inusitadas, a partir de la selección de los elementos más fuertes y simbólicos representantes de cada ecosistema. En síntesis, cada conjunto constituye una realidad concentrada del ecosistema que representa.

La separación entre ecosistemas de un mismo vagón se da a través de un tótem que contiene una pantalla de vídeo en que el ecosistema está identificado geográficamente, delineando su área de cobertura y su nombre. La separación entre los vagones está hecha a través de pasarelas abiertas, que son áreas neutras de contenido, hacen el intervalo durante el recorrido, y que abrigan aún las salidas de emergencia. Y por fin, en el último vagón, el visitante concluye el recorrido reviviendo algunas de las imágenes más representativas de cada ecosistema, y en este espacio entra en contacto también con algunas acciones para su preservación.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Pasaje Ventus
Edificios comerciales, Edificios de equipamiento y servicios, Objetos y mobiliario urbano
Edificios de equipamiento y servicios, Obras civiles, Proyectos de estudiantes, Recuperación, restauración y reciclaje, Sustentable
Edificios de equipamiento y servicios