Dos casas Conde

Dos casas Conde

El proyecto logra una alta ocupación, administra con mesura y talento el espacio disponible y asegura privacidad, luz cumplimiento del programa de proyecto.
Obra
Dos Casas Conde
Arquitectura
HM Arquitectos / Fernando Hitzig & Leonardo G. Militello
Ubicación
Buenos Aires, Argentina
Ingeniería
Carlos Gandini
Colaboradores
Rubén Ruiz, Virginia Bottan
Sup. terreno
300m2
Sup. construida
182m2
Fotografía
Federico Kulekdjian
Web
www.estudiohma.com

Ya en otras oportunidades hemos comentado lo interesantes que resultan algunos ejercicios de densificación en baja altura que se están dando en algunos barrios de las ciudades intermedias en Argentina. En este caso, se trata de un terreno bastante reducido emplazado en un barrio en Buenos Aires, cuya cabida o volumen máximo construible es explotada hasta el límite por el proyecto, proponiendo una solución a dos unidades de viviendas sobre y yuxtapuestas. La estrategia consiste en rotar y entrelazar los recintos propios de cada vivienda en torno a vacíos que son patios de luz y organizadores de las circulaciones verticales. El resultado es que las dos casas van apareciendo en toda la altura y en los dos frentes útiles del volumen construido. El proyecto logra una alta ocupación, administra con mesura y talento el espacio disponible y asegura privacidad, luz cumplimiento del programa de proyecto. El acero no es protagonista principal. Se aprecia en una viga longitudinal que cruza y soporta la losa sobre la planta baja y parece separar la parte nueva de la construcción original que se conserva (que se aprecia en la estructura de la losa). Esta viga ‘maestra’ está confeccionada por un doble perfil canal conformado en frío dispuesta espalda-espalda. Sin embargo, el acero es protagonista principal en revestimientos y estructuras secundarias: planchas perforadas, barandas, escalas y sus recubrimientos. El resultado de la intervención es sugerente y atractivo y habla de una mirada renovada sobre y joven sobre temas antiguos como la vivienda. Combina de una manera muy eficaz una libertad de organizar y caracterizar los espacios con un tratamiento cuidado y justo de los aspectos constructivos de la obra

F. Pfenniger

Conexiones
Desde el inicio este proyecto debió responder a dos voces diferentes, es decir dos clientes. Ambos requerían la misma cantidad de metros cuadrados para sus futuros hogares. Es quizá el mayor logro de este proyecto, haber entendido como completar la totalidad del volumen edificable de manera equitativa para ambos propietarios, sin que ninguno de ellos pierda la posibilidad de tener acceso a casi toda la dimensión del lote en ancho y largo. Para ello se escogió una estrategia que consistió en repartir de manera cruzada los metros que les correspondía tanto a uno como a otro, de modo tal que ambas unidades rotan a través del eje del patio central de manera centrifuga. Para lograr la conexión cruzada de ambas propiedades sin perder m2 útiles, se tomó la decisión de “exteriorizar” las escaleras, como si fueran mangas-puentes que conectan ambas unidades.

Volúmenes
La silueta del edificio es resultado del completamiento al máximo de las posibilidades del volumen edificable que el código de edificación de la ciudad de buenos aires permite según el barrio. Para el mejor aprovechamiento de los m2 edificables del lote se conservaron dos sectores de la propiedad antiguamente emplazada, incorporándolos a la obra con cambio de uso y claramente manifiestas a través de sus forjados de ladrillo en bovedilla vistos, logrando sumar estos espacios y aportando valor a la obra.

La edificación nueva rememora la vieja organización espacial posicionándose sobre las viejas huellas de la antigua casa de patios, adaptando el viejo layout de la planta baja a las dos nuevas viviendas. La propiedad A de planta baja y dos niveles cuenta con 4 ambientes y la propiedad B de igual altura cuenta con 5 ambientes. Ambas propiedades se encuentran escalonadas liberando así terrazas tanto en el frente como en el contra frente.

Operaciones de vacios
Está presente la idea de identificar el muro como un elemento ajeno a la estructura. Esta operación se manifiesta en sus fachadas frente y contra frente, buscando concebir una fachada solida muraria cuyas operaciones de aventanamiento son la sustracción, dejando la estructura al descubierto. Estas operaciones de vacios a la vez fueron completadas por un sistema de postigones y barandas de balcones cuyos pliegues y texturas pretenden manifestar además de la matización de la luz, una verticalidad continua en todo el desarrollo de ambas fachadas, logrando un equilibrio de fajas vacías y llenas frente al gran volumen murario neutro del conjunto. El patio interior que organiza de manera centrifuga las circulaciones, cuenta con un tratamiento de aventanamientos tradicional, otorgándole el protagonismo de dicho espacio a sus escaleras multidireccionales. El mayor logro de este proyecto fue adaptar bajo las huellas de la antigua edificación, dos viviendas cuya ambición volumétrica superaba la capacidad del terreno y a través de una estrategia de simples conexiones circulatorias se consiguió ocupar la totalidad del solar para ambas casas.

 

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados