Casa Serrana

Casa Serrana

La propuesta apela a cierta economía de recursos y a la eficiencia (y eficacia) en su uso.
Obra
Casa Serrana
Arquitectura
Joao Diniz
Constructora
Gabriel e Bi Lustosa Ingenieros
Ubicación
Nova Lima, Minas Gerais, Brasil
Ingeniería
Sebastião Mendes
Año
2001
Colaboradores
Adriana Aleixo, Clarissa Bastos, Cristiano Cezarino, Marcelo Maia
Sup. terreno
1003m2
Sup. construida
360,28m2.
Materialidad
A.36 en perfiless laminados tipo I de 8,10 e12 pulgadas de Açominas.
Fotografía
Marcílio Gazzinelli e João Diniz
Web
www.joaodiniz.com.br

Proyectar y construir en la ladera es un lugar común para arquitectos y constructores de Belo Horizonte, dice Joao Diniz, arquitecto brasilero de quien hemos publicado obras en estas mismas páginas. Como tema, construir en la ladera, ha sido abordado también en estas páginas con un proyecto de (ver) Rafael Oráa, de Venezuela. La estrategia es parecida en ambos casos, aunque difiere ligeramente, como también es distinto el entorno y las vistas: no se ve una ciudad, en cambio si las copas de los árboles en una sucesión que parece infinita. Por cierto, se reducen los apoyos, casi no se toca el terreno: se construye una torre de gran altura que concentra la circulación vertical, torre que se abalcona sobre la pendiente sostenida en sendos puntales en diagonal. Las fuerzas que parecerían inducir el volcamiento son contrarrestadas hacia el cerro en el puente de acceso. Se logra así el equilibrio, la estabilidad necesaria, sin incurrir en grandes costes en excavaciones ni cimentaciones. La propuesta apela a cierta economía de recursos y a la eficiencia (y eficacia) en su uso, aunque las vistas y el paisaje son exuberantes y se conjugan con espacios, alturas y dimensiones abundantes. Con este predicamento, no elude la estructura vista ni las diagonales que la estrategia necesariamente sugiere. J. Diniz es un arquitecto que ya en otros proyectos nos ha propuesta la misma honestidad, en otras circunstancias y atendiendo a otras realidades (ver gimnasio Querubins). Este proyecto contribuye a su comprensión.

F. Pfenniger

 

Una casa en un terreno accidentado es casi un lugar común para arquitectos y constructores de la montañosa Belo Horizonte, sin embargo la situación de la Casa Serrana está casi a un límite radical de estas aparentes dificultades.

El terreno está en un área de preservación ambiental y presenta una inclinación superior a los 45º. El perfil natural del terreno y sus árboles deben ser conservados conforme a la reglamentación ambiental del barrio.

En cierto sentido aquí se encuentra inserto el mito de la casa árbol. La estrategia de suspender la residencia metros por encima del suelo y de los árboles es adecuada y el perfil oblicuo del terreno puede ser visto y completado por la presencia de la nueva construcción.

La estructura metálica surge como opción conveniente, quitando del cantero de obras varios servicios constructivos. La propuesta se define en un pabellón lineal de tres pisos, paralelo a las curvas de nivel, cuyos pilares se prolongan hasta tocar el suelo. El área de convivencia se proyecta en balance rumbo a la vegetación y al paisaje. El puente de acceso funciona como tirante, equilibrando el conjunto.

Se adopta el nivel de la calle como punto de acceso de los vehículos y de los peatones; con garaje, hall de acceso y comedor. Medio piso abajo, se tiene la sala de estar y terraza, amplio espacio de convivencia que toca la copa de los árboles más altos. Bajo este piso de acceso están las áreas de servicio.

Medio nivel por encima del plan de acceso, se tiene un cómodo recinto de uso polivalente, definiendo dos alturas para la sala de estar. Luego viene el nivel íntimo, con tres cuartos y abierto a la terraza sobre la sala. Esta terraza tiene un sentido especial, pudiendo ser entendida como un terreno ‘inventado’, una plaza suspendida y descubierta, un patio íntimo y virtual. La caja escala articula todos los niveles, generando el volumen superior de la torre de agua que apoya los colectores solares.

La Casa Serrana es un palafito metálico, la residencia voladora con árboles por debajo, visitada por gallos, ardillas, vientos, hermanos y amigos. Una manera propia de proponer la relación entre las personas, la construcción y la naturaleza.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Vivienda Unifamiliar
Vivienda Unifamiliar
Vivienda Unifamiliar