Casa Mirante

Casa Mirante

Obra
Casa Mirante
Arquitectura
FGMF Arquitetos – Forte, Gimenes e Marcondes Ferraz Arquitetos
Diseño
Forte, Lourenço Gimenes, Rodrigo Marcondes Ferraz
Constructora
Steel Construções e Empreendimentos
Ubicación
Aldeia da Serra, Sao Paulo, Brasil
Período
Proyecto 2012 - Conclusión de la obra- 2016
Colaboradores
Carmem Procópio, Juliana Nohara, Ligia Mirelles, Thiago Pimentel
Equipo de diseño
Coordinadores: Ana Paula Barbosa, Gabriel Mota, Luciana Bacin, Marília Caetano, Sonia Gouveia Aprendices: Cláudia Bicudo, Fernanda Silva, Henrique Abduch, Julian Seifert, Luiz Falavigna, Mariana Schmidt , Nara Diniz, Patricia Kupper, Rodrigo de Moura, Rodrigo Oliveira, Yara Bello,
Sup. terreno
900m2
Sup. construida
815m2
Iluminación
Studio Ix
Paisajismo
Juliana Freitas Paisagismo
Interiorismo
Andrezza Alencar e FGMF
Fotografía
Rafaela Netto, Renato Caiuby
Web
http://www.fgmf.com.br/

La geometría y pendiente del terreno, las vistas en el sentido longitudinal y la privacidad amenazada en los bordes laterales, la iluminación y ventilaciones naturales, la relación entre el interior y el exterior y el uso de los bordes del lote usualmente relegados a un segundo plano, parecen ser las variables de esta ecuación llevada a un extremo que pone en discusión nuestros conceptos y preconceptos de cómo es o como debería ser una casa.

Una estructura principal en base a marcos de acero cubre la luz completa hasta los límites del espacio edificable del terreno y dibuja con celosías de acero un volumen sutil en el que quedará inscrita la casa. Es el límite, el borde de lo privado, el espacio propio reconquistado y trazado dentro del cual se sitúa la construcción y también parte de los espacios exteriores, los jardines. Por las características geométricas del terreno el partido de la casa inscrito en este volumen virtual necesariamente resulta axial y largo. Pero lejos de proponer una estructura lineal continua, el proyecto extrae partes y crea patios exteriores que ventilan, iluminan y ordenan el programa.

La planta del acceso recibe los espacios sociales de la casa y se extiende sobre la cota del terreno en un pasillo dramático que se avanza hasta un mirador pasando sobre una piscina que cuelga sobre el terreno. Bajo este nivel se sitúa un piso zócalo que tiene la sala familiar, el dormitorio de invitados y el estudio y se extiende a una terraza casi a nivel de terreno. El piso superior traza una diagonal en la cara este que tiende a alinearse con el norte y es sutilmente contraria al deslinde oeste. De esta forma, se desaploma del volumen inferior y genera unas terrazas ajardinadas que extienden el interior. Este piso queda exento del cerramiento de celosías oeste, remarcando la independencia del volumen.  Efectivamente, como los señalan los autores, la estructura -rigurosa al extremo- ordena el proyecto. Es entre estos grandes marcos posibles gracias a las prestaciones estructurales del acero que se va tallando y conformando el espacio interior y sus espacios extraídos. La colaboración entre la estructura de marcos rígidos de perfiles IPE de acero y el hormigón armado es muy elocuente, especialmente en la fotografías de la construcción. A la colaboración esperable entre vigas y losas se suma la estrategia de apoyo de la piscina colgante: un volumen de hormigón armado apenas apoyado en dos cartelas situadas en los pilares extremos de la estructura de acero. Es interesante el uso de unas prelosas trelizadas prefabricadas cuya estructuración final se logrará mediante la sobrelosa que se conecta a la estructura de acero mediante los pernos de corte tipo stud que se aprecian en las fotos de la construcción. Algunas albañilerías completan los cerramientos. La estructura de acero no lleva pintura exacerbando la expresión noble de su función. Una casa concebida con rigurosa racionalidad estructural y constructiva que permea una arquitectura potente y se instala con mucha propiedad en el terreno reafirmando su voluntad y derecho a trabajar con los límites, los bordes y los espacios intermedios. Una mención final para la apuesta de la posición desafiante de la piscina y el mirador: se entiende muy bien a partir de la condición del lugar.

F. Pfenniger

Un lote largo de ancho variable y de gran pendiente. En el norte hay un lago artificial. Dos edificios vecinos hacen sombra y toman parte de la privacidad en el extremo superior del terreno. Estas características marcan la residencia y su posicionamiento en el centro del lote.

Con éstos supuestos nos aferramos a una estructura de acero con luces de aproximadamente 11metros. Esta estructura organiza el espacio y se extiende hasta el límite de los retranqueos del terreno. Los cerramientos  son principalmente de vidrio templado en los cantos cortados de losas, magnificando la importancia de la estructura. Este concepto, casi orgánico, asegura iluminación y una estrecha relación con la naturaleza. Los pisos superiores, más íntimos se ordenan en un bloque irregular y los espacios residuales en la cubierta del bloque social se transforman en terrazas ajardinadas.

En los bordes, separados de la casa, aparecen celosías verticales con distanciamiento variable que actúan como un envoltorio del edificio, creando un filtro entre el interior y el exterior.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Vivienda Unifamiliar
Vivienda Unifamiliar