Casa M.A.N.

Casa M.A.N.

La estructura de acero se deja ver y entrever: columnas de sección circular, vigas doble T se mimetizan en el tono con los revestimientos de las celosías de madera que aluden a las persianas lusitanas
Obra
Casa M.A.N.
Arquitectura
Andrés Gálvez – Gálvez & Marton Arquitectura
Arquitectos asociados
Marina Kalache – MJKalache Arquitetura
Constructora
Ing. Lívio Carneiro – Construtora Diagrama
Ubicación
Sao Paulo, Brasil
Ingeniería
Ing. Welder Silva de Miranda
Año
2007
Colaboradores
Ingrid Gebara
Sup. terreno
750m2
Sup. construida
1225m2
Iluminación
2 Emme Iluminação
Paisajismo
Gil Fialho Paisagismo
Fotografía
Leonardo Finotti
Web
www.galvezmarton.com.br

La casa asume la condición geométrica y topográfica del terreno instalando un cuerpo en forma de T rigurosamente ortogonal cuyos extremos generan los accesos diferenciados –el privado cotidiano y el de visitas, según solicitud del mandante- mediante un piso tipo zócalo que se abre a dos situaciones de calle opuestas. El cuerpo transversal de la T ocupa el espacio del terreno conformado por el desarrollo de la calle que lo circunvala. Esta organización de los volúmenes permite disponer en su encuentro una circulación vertical que se transforma en el eje organizador del programa de recintos iluminado cenitalmente. A medida que se asciende se conquista la privacidad y se permite a los recintos beneficiarse de las vistas amplias de su fachada de 180 grados. En rigor, la casa resulta ser como una atalaya de dos pisos montada sobre una colina, mientras el acceso en el piso zócalo actúa como un elemento conector, casi de servicio. En esta meseta controlada y reducida se instalan también las terrazas y la piscina que avanzan hasta la arista a partir de la cual el terreno cae hacia la calle que lo rodea. Hay algo castellano en la estrategia: la conquista de la altura, el dominio de las vistas, los accesos controlados casi como puentes, incluso en el uso de revestimientos de piedra. Pero se distancia en la transparencia y permeabilidad de los cerramientos (especialmente en el nivel de los recintos más públicos) y en la presencia de una luz natural que nutre y resalta en espacios interiores marcadamente blancos (sólo los marcos de las ventanas, algunos revestimientos exteriores y el piso que es un plano de otro tono marcan el contraste). Hay un manejo delicado del límite del espacio, tanto en el interior como en el perímetro del volumen construido: el volumen construido es de lectura unitaria pero contiene sustracciones que pertenecen al espacio exterior, mientras éste recibe extensiones del espacio interior. De esta forma, el borde que debería definir el plano del límite entre interior y exterior no se desdibuja, pero se desmaterializa. De allí surge la percepción de espacios aún más amplios y fluidos en esta casa que ya es de por sí es grande. La estructura de acero se deja ver y entrever: columnas de sección circular, vigas doble T se mimetizan en el tono con los revestimientos de las celosías de madera que aluden a las persianas lusitanas. En este ejercicio también hay columnas de acero que sumergen en la piscina.

F. Pfenniger

La casa M.A.N. es una vivienda para un empresario paulistano situada en las afueras de la región metropolitana de São Paulo. El terreno de esquina con prácticamente 180º de fachada, la diferencia de niveles entre las dos calles, la vista hacia el bosque de eucaliptos y la situación Norte/Sur fueron los elementos fundamentales para la implantación y el diseño volumétrico de la casa.

Atendiendo la legislación municipal -siendo estos coeficientes de ocupación y  distancias en relación a las divisas- y la ubicación de la piscina en la región norte del terreno, el concepto se desarrolló a partir del pedido del cliente: La entrada de invitados debería ser separada de la entrada cotidiana de la casa. La casa absorbe el desnivel de las calles Itu y Atibaia, teniendo cada una de sus entradas en una de las calles, creando una galería en el subsuelo y uniendo estas dos entradas. Del centro de la galería, al lado del cuerpo de servicios, parte la escalera que da acceso a la residencia. Así, el programa se resolvió a partir de esta circulación vertical, en dos pisos sobre el perfil natural del terreno. La forma T de la implantación, hace que todos los ambientes estén directamente relacionados a esta circulación, recibiendo una iluminación natural dramática a través de una enorme claraboya sobre la escalera y el patio interno.

 

Otro elemento estructurador de la volumetría de la casa es el banco que circunda todo el piso superior, ciertas veces formando bancos en las terrazas y a veces pequeños pasajes para circular entorno de la casa.

Para crear sensaciones de luz y sombra en diferentes momentos del día y dar privacidad a los ambientes -dejando las fachadas del piso superior sin aberturas visibles- fue instalado un revestimiento de maderas verticales en todas las fachadas de este nivel, asemejándose mucho a los tradicionales muxarabis (Celosías) de la arquitectura colonial portuguesa.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Vivienda Unifamiliar
Vivienda Unifamiliar
Vivienda Unifamiliar