Cabaña Delta

Cabaña Delta

El objeto artificial creado para habitar sobre la isla es presentado como una isla en la isla
Obra
Cabaña Delta
Arquitectura
Arquitectos Todo Terreno Agustin Moscato, Lucia Hollman
Período
45 días
Año
2014
Presupuesto
U$S20.000
Sup. construida
36m2 cubiertos+ 36m2 semicubiertos
Fotografía
U$S20.000
Web
www.atotarq.com.ar

En la zona del Delta de Tigre, al norte de Buenos Aires, se instala esta pequeña cabaña compartida entre seis propietarios. El desafío se plantea en distintos planos. Por una parte, un espacio pequeño (casi mínimo) que recoja y acoja la diversidad de mandantes y habitantes sin caer en una neutralidad aséptica; por la otra, habitar en –y capturar– un paisaje natural desde un espacio construido para la permanencia que le otorgue el carácter de lugar. El paisaje, así, se enmarca y en tanto tal, se modifica. Dicho de otro modo, el objeto artificial creado para habitar sobre la isla es presentado como una isla en la isla. Pero esto no se produce en el plano de la superficie del terreno si no con fuerza en el espacio conformado por ella, el río, las caras y límites que conforman los árboles en las distintas escalas y densidades que se presentan y, por último, el cielo. En este cubo de espacio virtual y casi natural, se dispone la cabaña que ahora es una cápsula que flota, ausculta, observa y participa de esta naturaleza cautivada y cautiva. Es una pecera predominantemente artificial situada dentro de otra pecera, esta vez predominantemente natural. Los límites difusos del espacio exterior se replican y reinterpretan en la configuración de los límites de espacio contenido. Estas tramas y tamices que incluyen el cielo a veces denso del lugar, ahora geométricas, diluyen el espacio contenido y lo prolongan hacia el espacio natural en una permeabilidad visual que niega, sin embargo, el paso a los habitantes. Pasa la luz y el aire (tal vez pasan los insectos y las aves), pero no el hombre. De ahí la cápsula. Construida sobre una grilla muy regular de pilares de hormigón que elevan el cubo habitable y lo separan del suelo, la cabaña está enteramente resuelta en una estructura de acero que se detalla muy bien en los planos. Lo construido, pese a la ligereza, nace de la base robusta de hormigón, se apoya en envigados y estructuras de acero que se aligeran y se van casi desmaterializando en la altura para terminar en una cubierta leve y vegetal que corona el soberado.

F. Pfenniger

 

Lo artificial, lo natural.
El proyecto se desarrolla sobre un paisaje abstracto donde la naturaleza de por sí hace lugar en el sentido que, se define como constante y homogéneo.

Lugarizar el espacio toma forma a partir del tiempo, donde la racionalización de los procesos proyectuales determina una nueva caracterización arquitectónica; entonces, la obra se posa como una lugarización objetual en cuanto a paisaje abstracto. La carga simbólica sobre la obra queda como variable no evidente que trasgrede lo figurativo para ser parte objetual del paisaje circundante.

IMPLANTACION
Contexto
La relación tiempo- espacio queda determinado por la articulación programática y el movimiento; bajo la reinterpretación de espacios fenoménicos que atraviesan instancias de luz y tectonicidad. Sin caer en lo descriptivo, la especificidad expresiva es la que determina a la obra como objeto que configura un nuevo espacio. El lugar natural deja de existir para reconfigurarse en uno nuevo.

Naturaleza modificada
Desde lo particular, la obra queda determinada por el aspecto radiante entre lo existente y lo nuevo: la enmarcación de un interior con el paisaje circundante.
Los límites se establecen a partir del movimiento vertical, donde las secuencias visuales y los usos programáticos quedan determinados por la fusión de ambos lugares: el natural y el artificial.
El espacio es narrativo en cuanto al armado que define instancias de tensiones espaciales en relación al lugar existente.

Idea de límite
La obra se focaliza en la idea de espacio contenido dentro de un paisaje existente; por lo tanto la especificidad arquitectónica toma relevancia en cuanto a la experiencia exterior e interior.
En contrapartida a la idea de presencia, la obra trabaja desde la permanencia; se estructura la reinterpretación del simbolismo y tradición de una cabaña en la isla.
Se utilizan los materiales típicos de la zona, pero dándole la cualidad de ser un objeto contrastante para el que lo circunda y una calidez sin perder la noción de lugar para el que lo habita.

Articulación-Movimientos
La cabaña está pensada para seis propietarios, que la habitan en diferentes momentos de manera individual y a veces grupal. Entonces se piensa un espacio neutral que permita diferentes instancias recreativas, manteniendo siempre al lugar primitivo como aspecto determinante de este nuevo espacio.
Se determina a la obra como la yuxtaposición de lugares: un lugar primitivo, lugar objetual, lugar recreativo, lugar contemplativo, lugar pragmático.

Planos: 
implantación
sección
elevaciones
axonométrica
planta 1
planta, estructura fundación y cubierta
detalle
detalle
detalle

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Vivienda Unifamiliar
Vivienda Unifamiliar