Restauración casa Barrio Elías de la Cruz

Restauración casa Barrio Elías de la Cruz

La casa se encuentra en una zona de conservación histórica (ZCH) en uno de los barrios más antiguos de Ñuñoa.
Obra
Restauración de una casa antigua en una zona de conservación histórica (ZCH) de Ñuñoa
Arquitectura
Cecilia Wolff, Leonardo Vera
Ubicación
Ñuñoa, Santiago de Chile
Período
2011-2012
Sup. terreno
200m2
Sup. construida
135m2
Materialidad
Albañilería
Fotografía
www.reves.cl

El proyecto de restauración de esta vivienda de dos pisos de principios del siglo XX que resultó seriamente dañada por el terremoto de febrero del 2010 es un ejemplo destacado de colaboración entre materiales y técnicas. Construida en albañilería simple como muchas de las construcciones de la época, con apenas dinteles y una cadena superior de hormigón armado, la vivienda sufre daños y grietas severas como se puede apreciar en las fotografías. La restauración se debe hacer en respeto de las restricciones que regulan la intervención para un edificio inserto en una zona declarada de Conservación Histórica en Chile, entre otras condiciones, sin alterar la fachada ni el conjunto del que forma parte. Las técnicas de la intervención están muy bien descritas en la memoria del proyecto y se complementan con detalle con las fotografías. Lo interesante de destacar es, entonces, no sólo el resultado que habla del respeto de los arquitectos por la obra original (y la historia contenida en ella), sino el aporte que en este aspecto hace el acero. Sus propiedades probablemente habrían contribuido al mejor desempeño del edificio original si hubieran estado incluidas en él. Pero, ¿cómo incorporar ahora los refuerzos de acero en albañilerías vistas sin afectar las fachadas? Se aplican dos estrategias complementarias, ambas en base a elementos de acero. Por un lado, reforzar las esquinas exteriores de la albañilería del edificio insertando escuadras de acero entre las hiladas de ladrillo. Se remueve parcialmente el mortero de pega de los tendeles, para luego reinstalar el mortero. Por otra parte, mediante la construcción -por el interior de los muros dañados- de un 'murete' de hormigón armado de apenas 60mm de espesor. Una malla electro soldada anclada a los muros de albañilería existentes permite construir este muro de tan bajo espesor, lo que rescata y deja habitables los recintos interiores. Usualmente las dimensiones de estos recintos no son muy amplias, por lo que reforzar con  espesores mayores puede resultar invasivo y hasta impracticable. Por último, una esquina interior se refuerza con pletinas de acero de 5mm. Así, toda la capacidad estructural del acero se pone al servicio de esta intervención, precisamente porque permite trabajar en dimensiones y secciones reducidas. Se recupera una vivienda, se salva del deterioro un barrio. La ciudad y los ciudadanos pueden celebrarlo.

F. Pfenniger

La casa se encuentra en una zona de conservación histórica (ZCH) en uno de los barrios más antiguos de Ñuñoa. Los arquitectos (Brugnoli y Cousiño), proyectaron el conjunto con 4 módulos de unidades pareadas como espejos, dejando una plaza central. Cada bloque de 2 viviendas conforma una "C" que funciona como una unidad estructural.

El sistema constructivo es típico del Santiago de principios del SXX: albañilería simple con fundaciones de piedra. El uso del hormigón es muy rudimentario, sólo utilizado en dinteles (a modo de cuartón de madera) y en una cadena de amarre superior bajo la cubierta, en el 2º piso, con muy poca enfierradura sin resaltos. Las esquinas no están armadas sólo trabadas por el entramado de los ladrillos.

Los daños provocados por el terremoto de 2010 fueron importantes, sobre todo en el 2º piso donde se produjeron grietas de hasta 5 cm por el vaciamiento del mortero (en llagas y tendeles) y ruptura por corte de ladrillos. Estos daños merecieron una importante reparación estructural, concebida en una combinación de elementos de acero y hormigón pero con la restricción de no modificar imagen exterior de ladrillo desnudo.

La estrategia para esto fue el reforzamiento de los muros del 2º piso con el uso de una malla de acero electro-soldada perimetral por el interior de la casa, fija al muro con insertos de 7 cm de largo, de acero estriado doblados en L, en proporción de 8 por m2. Los insertos se amarraron a la malla con alambre negro y dieron una separación de 3cm entre el muro de albañilería y la malla. Posteriormente se procedió a cargar el muro con un mortero de 6 cm, dejando la malla al centro en este ‘murete de HA’.

Por el exterior de las esquinas dañadas se procedió a vaciar en 4 cm de profundidad el tendel de la albañilería, cada 4 hiladas a lo largo de 2m. En esta abertura se insertó una escuadra de acero estriado diám.12.

Tanto las escuadras de barras diám.12 como los insertos que fijaron la malla interior, se fijaron al muro de ladrillo mediante un puente de adherencia propio para estos fines. El relleno del tendel y el de las grietas mismas se realizó con un mortero enriquecido con aditivos apropiados para reparaciones estructurales.

En una esquina cóncava que también resultó seriamente dañada y donde no se podía proceder de la misma manera, se proyectó un refuerzo estructural con tres escuadras de acero por el interior de la casa realizadas con pletinas 5/100 y rematadas en una pieza de acero mayor que repartiera los esfuerzos en la zona donde se fijó al muro de albañilería. Posteriormente se procedió a revocar los muros dejando las piezas ocultas bajo el estuco.

El resultado de todas estas pequeñas obras de restauración donde el material predominante es el acero, pasa desapercibido puesto que se logra respetando las leyes propias de la albañilería simple de ladrillo artesanal.

 

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Obras civiles, Proyectos de estudiantes, Recuperación, restauración y reciclaje, Sustentable
Proyectos de estudiantes, Recuperación, restauración y reciclaje, Sustentable