Puente Trencat

Puente Trencat

Desde su destrucción, hace mucho tiempo, nadie sabe a ciencia cierta cómo realmente se veía antes de su colapso.
Obra
Restauración Puente Trencat
Arquitectura
Xavier Font, Alfa Polaris
Constructora
Sapic
Cliente
Ayuntamiento del Municipio Sant Celoni
Ubicación
Sant Celoni, España
Ingeniería
Xavier Font, Alfa Polaris
Período
1997 - 2003
Web
http://bierot.net

Un puente cortado por 200 años sin duda forma parte del imaginario colectivo en tal estado. Restaurarlo sin alterar ese estado de su memoria es una bella y desafiante oportunidad que la oficina de Xavier Font ha resuelto con una reflexión profunda y una investigación detallada que ha nutrido su propuesta. La decisión de restaurar y no reconstruir es muy acertada, pero eleva las exigencias de la resolución del proyecto. Y ahí está el gran acierto de la propuesta. Con pocos elementos sobre los que se puede decidir y actuar, lo que determina el diseño de un puente es, en gran medida, la resolución de su estructura.  El encuentro y empalme de la estructura medieval con la intervención contemporánea es simple, radical y muy respetuosa. Tanto la geometría como la selección del acero Cortén que dialoga armónicamente con el granito, la resolución de los detalles (ver el tablero y la baranda) y la iluminación hacen a esta restauración justa merecedora de los reconocimientos que la premian. No hay nada más que decir, no falta nada, no sobra nada.

F. Pfenniger

Restauración del Pont Trencat (Puente Roto)

En 1811, durante las Guerras Napoleónicas, el "Pont Trencat" sufrió la destrucción de uno de sus dos arcos, el principal. No hubo intento de repararlo por casi ciento noventa años, hasta 1996, cuando la gente de los dos pueblos que enlazaba el puente, Sant Celoni y Santa María de Palautordera, situada a cincuenta kilómetros de Barcelona, decidió tomar las riendas para llevar a cabo su restauración . A principios de 1999 recibimos el encargo de desarrollar el proyecto de restauración del puente.

En primer lugar, se llevó a cabo trabajos arqueológicos y de investigación documental con el fin de obtener la información disponible sobre la historia y la secuencia de construcción del puente. Encontramos restos del arco desaparecido, así como parte del pavimento antiguo en la orilla izquierda. Se dice que fue un puente romano, ya que se coloca en la romana Vía Augustea sin embargo no se ha encontrado ningún rastro romano. No estamos seguros cuándo fue construida la parte existente, pero hemos encontrado documentos que revelaron que en 1453 se realizaron importantes cambios. Es muy posible que la forma actual, con su arco gótico, date de entonces.

Posteriormente, el principal problema con que tuvimos que lidiar fue con qué tipo de acción deberíamos llevar a cabo. Tuvimos que elegir entre una reconstrucción (dando al monumento dañado la forma original) y una restauración (la construcción del monumento de una manera totalmente nueva, diferente de lo que parecía antes). Fue una decisión difícil y sabíamos que las dos opciones serían polémicas.

Desde su destrucción, hace mucho tiempo, nadie sabe a ciencia cierta cómo realmente se veía antes de su colapso. Si hubiéramos tratado de dar de nuevo al puente su forma original, habríamos tenido que inventar toda la información que faltaba. Además, la gente está acostumbrada a verlo destruid.  De hecho, su nombre, "El Pont Trencat", significa el puente roto.

Siguiendo las ideas de algunos famosos teóricos de la restauración, como el austriaco Alois Riegl (1858-1905) y el italiano Camillo Boito (1835-1914), que decidió llevar a cabo una restauración. Pensamos que sería mejor recuperar su funcionalidad sólo para uso peatonal a través de rearmar la parte faltante de una manera que reflejara el contraste entre la obra nueva y los restos existentes, en lugar de tratar de hacer una reproducción mimética. Por lo tanto, hemos propuesto para su restauración el uso de materiales y técnicas modernas. El acero junto con el hormigón, son los materiales estructurales más representativos de nuestro tiempo. Hemos elegido para construir la parte faltante  con una viga cajón, 3,36 metros de ancho, soportada por un arco de 24,0m de luz, ambos en acero cortén.

El trabajo comenzó en julio de 2000 y se dividió en tres fases: La primera fase consistió en reforzar la parte antigua de piedra. También construimos el nuevo en hormigón. La segunda fase consistió en la construcción de la estructura de acero que se construyó en cuatro piezas. El arco se formó de dos piezas soldadas entre sí. La viga también se hizo en dos partes. La tercera fase consistió en la construcción de la acera y la de  la iluminación monumental. El puente se abrió al público en septiembre de 2003.

Creemos que esto es un uso correcto y original del acero, que ha sido elegido, no por razones económicas o estructurales, sino por su calidad estética de complementar la piedra de granito.

Premios

  • Pasarela Awards 2005: Conjunto estética categoría el ganador, el período de hasta 30 metros.
  • Puente de Alcántara Premios 2002-2004: Altamente recomendado.
  • Premios Construmat 2005: Altamente recomendado.
  • Europa Nostra Awards 2006: Medalla
  • AR Premios a la Arquitectura Emergente 2006: Muy elogiado
  • Premios Bonaplata 2004: Candidato
  • Ciencia en Acción 2006 Premios: Candidato
Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Recuperación, restauración y reciclaje
Diseño de interiores, Recuperación, restauración y reciclaje