Casa del Aire

Casa del Aire

El lugar es impresionante, a los pies del puente Golden Gate y en el Parque Nacional Golden Gate, con amplias vistas a la bahía de San Francisco.
Obra
Casa del Aire (House of Air)
Arquitectura
Mark Horton / Architecture. Equipo de proyecto: Mark Horton, Principal, David Gill, Project Architec, Matt Shanks, Designer
Constructora
Hathaway Dinwiddie Construction Company
Ubicación
San Francisco, CA, Estados Unidos
Ingeniería
Ing. estructural: Holmes Culley. Ing. mecánica: Allied Heating and Air Conditioning Co. Inc.. Ing. eléctrica: Cupertino Electric, Inc.
Año
2010
Consultoría
Consultora LEED: Enovity
Fotografía
Ethan Kaplan Photography Blake Marvin Photography
Web
www.mh-a.com

Recuperar y poner en valor un edificio histórico cuyo destino original fue un hangar de la base militar y aeródromo de Crissy Field en San Francisco, California, es un reto que la oficina de Mark Horton asume con una apuesta que sobrepasa los límites estrechamente comerciales del encargo inicial. La apuesta es poner en valor una estructura casi centenaria que es fiel reflejo de las construcciones militares de la época, pero que además, requiere de refuerzos y actualizaciones estructurales importantes. El objetivo es transformarla en un espacio acorde con la magnificencia del emplazamiento (frente a la Bahía de San Francisco y al Golden Gate), un espacio que, a su vez, marcara un sello, una impresión visual indeleble concordante con la actividad de saltos que allí se practicarían y las exigencias de un público selecto y sofisticado. Las instalaciones y equipamientos nuevos se independizan de la estructura respetuosamente recuperada y puesta en primer plano por su propio mérito. Los refuerzos estructurales son cuidadosos y siguen el mismo léxico del proyecto original, sin embargo el lenguaje final del edificio recuperado propone un texto inequívocamente contemporáneo y fresco. Los cerramientos laterales en policarbonato azul retroiluminados que replican el movimiento aleatorio de los saltos son un acierto. El manejo de los paneles practicables y la recuperación (y reinterpretación) de la gran puerta plegable del hangar complementan eficazmente este proyecto, que es una lección de intervención en un edificio histórico. Lo que una vez pudo concebirse como una estructura estrictamente funcional y hasta opaca, brilla hoy con luces propias. Es bueno revisitar, reconocer y rendir un justo tributo a una ingeniería pragmática, eficiente y consistente, representativa de la actividad en los albores del siglo XX en Norteamérica.

F. Pfenniger

Parque Nacional

Edificio Histórico

Certificación LEED *

Arquitectura

Parque de atracciones

Cinco términos que normalmente no se utilizan en la misma frase para describir a un solo edificio.

Casa del aire, que se iniciara en 2010 por dos jóvenes emprendedores interesados en el mundo de deportes de acción, es una instalación de trampolines que atiende al gusto exclusivo de la población joven, energética y originaria del activo San Francisco. El lugar es impresionante, a los pies del puente Golden Gate y en el Parque Nacional Golden Gate, con amplias vistas a la bahía de San Francisco que son aún más evidentes cuando la gran puerta acristalada de más de 13,7m del hangar se abre. Dentro del histórico hangar para biplanos se encuentra un gran trampolín de rebote junto a una cama elástica y tres trampolines utilizados para los saltos competitivos, así como para entrenamiento de esquí, snowboard o wakeboard. Cercano al área de trampolines, existen dos pabellones que albergan una cafetería, salas de reuniones, vestuarios y un salón. Muros traslúcidos y azules iluminados desde el interior son interpretaciones gráficas del movimiento vertical que tiene lugar en toda la instalación.

Los objetivos originales del cliente fueron puramente de construir y operar una instalación que pudiera acomodar su plan de negocio. Los objetivos del arquitecto eran crear un espacio que actuara como un dispositivo de marca de una manera visual, elevando así lo que de otro modo podría haber sido una experiencia básicamente comercial para alcanzar un nivel adecuado a un lugar y una clientela sofisticada. A través del uso de materiales y métodos de construcción relativamente baratos, el producto final es un ambiente diferenciador que se registra como una impresión visual duradera en los clientes que lo visitan.

Arquitectónicamente, el soporte sigue siendo una sola gran estructura de grandes luces, con elementos independientes instalados en su interior. Una gran puerta de acristalada de doble pliegue que cuelga en un extremo de la construcción, enfrenta la histórica pista de aterrizaje Crissy Field, la Bahía de San Francisco más allá y, a la distancia, el centro de San Francisco. Internamente, este gran óculo está flanqueado por pabellones estructuralmente independientes que alojan elementos programáticos discretos, revestidos en policarbonato translúcido azul. Las grandes aberturas en los muros son moduladas con paneles pivotantes, para dar privacidad a las dependencias interiores. Una pasarela de acero estructural conecta los pisos superiores de los pabellones permitiendo puntos de vista elevados desde donde observar la actividad en los trampolines.

La renovación y remodelación del hangar histórico existente no fue tarea fácil. El edificio actual es una ligera estructura de acero asentada en rellenos naturales propensos a licuefacción en una zona sísmica. Cuando a esta ecuación se agrega la cubierta de hormigón de 15cm de espesor (a prueba de bombas según estándares de 1920!) y se le pide mantenerse en pie durante una sacudida sísmica, queda en evidencia que el edificio estaba necesitando refuerzos y una actualización estructural importantes. Conjugar la actualización sísmica con los requisitos históricos de la construcción fue un reto importante: la inyección de hormigón grout para permitir que el concreto original permanezca en su lugar y simultáneamente volver a ser estructuralmente sólido, separando las cargas estructurales para el nuevo trabajo de la estructura histórica, y agregando miembros estructurales al edificio original, de forma que respetara el diseño original de la estructura, fueron todas las tareas que el equipo de diseño y la construcción tuvo que abordar.

Además de la estabilización de la estructura, se gastó una gran cantidad de tiempo y energía en abordar los problemas tóxicos. Un hangar de aviones, propiedad del ejército durante casi 90 años, sólo se puede suponer que es altamente tóxico. Pintura con altos contenidos de plomo, combustible de aviación, y asbesto parecían estar presentes en casi todas las superficies del edificio en el inicio del proyecto. Un plan integral para hacer frente a todas estas condiciones, con una enorme cantidad de trabajo por parte del contratista general, resultó en un edificio público utilizable y limpio.

Como resultado del trabajo realizado, el edificio histórico fue re-utilizado y vuelto a poner en servicio para el "Presidio Trust", una entidad formada por el Congreso para preservar los recursos naturales, paisajísticos, culturales y recreativos de Presidio y para darles forma de una manera que les permitiera llegar a ser financieramente autosuficiente.

* Certificación LEED en el proceso.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Recuperación, restauración y reciclaje
Recuperación, restauración y reciclaje