Ecuador, Mención Honrosa Concurso Alacero 2017

Ecuador, Mención Honrosa Concurso Alacero 2017

Jardín infantil, Mención Honrosa del Concurso Alacero 2017
Obra
Ecuador, Mención Honrosa Concurso Alacero 2017
Alumnos
Eduardo Moisés Villagómez Núñez, Sebastián Alejandro Cisneros Pereira y Jorge Andrés Espinosa Estrella
Profesores
Bernardo Roberto Bustamante Patiño y David Dávalos Sánchez
Institución
Universidad de las Américas

El proyecto presentado por la Universidad de las Américas de Ecuador recibe también mención en el concurso Alacero de Diseño en Acero para Estudiantes de Arquitectura 2017. En un barrio fragmentado por una topografía abrupta, propone un puente programático que, recibiendo el requerimiento de recintos del Jardín Infantil y Sala Cuna, hace también de sutura urbana. Una sensible metáfora de lo que esperamos puedan ser las generaciones futuras de nuestro continente: un factor de integración, una cohesionador social y cultural, un puente entre mundos que a veces no se tocan, no se miran, no se conocen o no se entienden. Para ello recurre a una mega estructura de acero, una gran viga habitable de doble altura, a la que se integran el programa de recintos. Éstos se calzan y descuelgan de la estructura en niveles alternados, que cumplen funciones programáticas y simbólicas que van desde la confianza al equilibrio, pasando por el gusto y el crecimiento como una forma de darle sentido y contenido a los recintos que la componen. Una cubierta habitable que es también una forma de captación de las aguas lluvias, es el conector y el espacio público que la quebrada niega. Asoleamiento, ventilación y agua son variables integradas a un diseño cuya estructura se dimensiona a escala y materia de puente: mal que mal salva luces importantes y carga vidas valiosas.

F. Pfenniger

El proyecto para sala cuna y jardín infantil, fue implantado en Toctiuco, barrio ubicado en las altas laderas del volcán Pichincha, al oeste de la ciudad de Quito. Cuenta con una población de 17.339 habitantes, de los cuales 5.592 son menores de 15 años. Las condiciones socioeconómicas escazas del sector, se manifiestan como empobrecidos espacios públicos, equipamientos, transporte y accesibilidad. A pesar de sus limitaciones, Toctiuco cuenta con una topografía extraordinaria y por lo tanto paisajes memorables. Una gran quebrada fragmenta al barrio en dos, siendo ésta el eje transversal del carácter del lugar. Son estos dos elementos tanto los usuarios como el espacio natural, lo que inspiró a ocupar Toctiuco para el 8° Concurso Nacional de Diseño en Acero.

En ese sentido, los objetivos del proyecto buscan: 1) exaltar la riqueza preexistente del sitio expresada en su carácter topográfico. 2) Traducir la geometría edificada del lugar a una experiencia confortable en acero para los usuarios más jóvenes. 3) Conectar al barrio ambiental, social e infraestructuralmente a través de un zurcido sobre su quebrada otorgando una doble funcionalidad al proyecto ya que se duplica el viario peatonal de 671m2 a 1.391m2.


 
El partido, como resultado de los objetivos expuestos, es un puente cerchado que divide recorridos peatonales longitudinalmente en público y privado, mientras que el uso privado del programa se ubica en cajas metálicas integradas al puente. En cuanto a los fundamentos arquitectónicos, se inició el diseño con una retícula de 2m x 2m, lo que además colaboraría con el posterior diseño estructural en acero. A continuación, se definió 8m de ancho x 6m de alto como las dimensiones del puente y finalmente se anexaron las cajas metálicas obtenidas a partir de un análisis geométrico del entorno edificado, las cuales mantienen su independencia programática y otorgan el lenguaje juvenil al proyecto a través de colores.


 
La sustentabilidad juega un rol crucial en el diseño de la sala cuna y marca una pauta en diseño pasivo inteligente para el confort y el ahorro. En ese sentido, se planificó una ventilación cruzada constante a través de rejillas en las ventanas, dispuestas al inferior y al superior. Una cubierta aljibe recolecta los 111mm de agua lluvia promedio que el sector recibe mensualmente para ser reutilizada en los baños y jardines. Finalmente, las ventanas se retranquean para obtener una visera y proteger a los usuarios con un mínimo 35% de sombra durante el día.
 
No obstante, se buscó que el protagonismo del proyecto sea su tectónica y estructuralidad en acero; en ese sentido el puente es una viga habitable apoyada 30m a un lado del terreno y 40m del otro para lograr 40m de volado sobre el vacío de la quebrada. Por lo tanto, 4 cerchas se conectan formando un prisma indeformable que transmite las cargas a los costados y logra coincidir el centro de masa con el centro de rigidez evitando torsión en planta durante sismos, esto se refuerza con su cimentación con aisladores de base.

 
Por otro lado, cada cercha se compone de 18 módulos tipo cruz de San Andrés con vigas de acero cuadradas de 40cm x 40cm. Así mismo, las cajas metálicas anexadas se amarran al cerchado a través de extensiones de las mismas vigas; por otro lado, el piso es un deck metálico que se apoya sobre las cerchas y finalmente se recubrió a las cajas metálicas con galvalume para dar el acabado final.
 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Edificios para la educación, Proyectos de estudiantes
Edificios para la educación, Proyectos de estudiantes
Edificios para la educación, Proyectos de estudiantes