Museo de Arte contemporáneo Santral

Museo de Arte contemporáneo Santral

El denominador común de varios fragmentos de este más bien disperso proyecto ha sido la aproximación cuidadosa que pone en consideración la situación tenida a la vista que cada tiempo específico vuelve a apreciar.
Obra
Museo de Arte contemporáneo Santral Istanbul
Arquitectura
EAA-Emre Arolat Architects. Equipo: Kerem Piker, Natali Tombak, Gani Turunç, Sezer Bahtiyar, Ertuğrul Morçöl, Orhun Ülgen, Esin Erez, Murat Yavuzoğlu, Serdar Tercan, Ufuk Berberoğlu, Gözde Sazak, Gülseren Gerede Tecim, Hale İkizler
Diseño
EAA-Emre Arolat Architects, NSMH
Ubicación
Turquía
Período
2004-2006
Año
2007
Sup. construida
6.800m2
Web
www.emrearolat.com

El gesto neutral del volumen propuesto, su adusto contraste con los edificios de la arquitectura industrial de principios del siglo 20 a veces intervenida y ajustada forma ruda y excesivamente funcional –cuestión bastante común también en nuestra región- logra instalarse de forma claramente atemporal (¿a histórica?) y de cierta madera también inmaterial es una apuesta de los autores que apela (y declara) a una cierta rebelión contra la arquitectura (o las arquitecturas) del star sistem. Tienen razón los arquitectos en la estrategia de intervención al asumir la idea de completar la volumetría del conjunto preexistente (y parcialmente demolido a la fecha) con el nuevo edificio del museo. También es acertada la decisión de replicar el concepto constructivo y estructural de conservar un núcleo central duro y revestir la envolvente en una piel etérea y semitransparente de malla de acero. Una estructura de hormigón visto alberga las plantas del edificio que se reconstruye sobra las trazas de las fundaciones existentes. La estructura de acero secundaria de la envolvente es ligera, sutil y se dilata de la anterior en la medida de lo posible. Confeccionada en perfiles de acero tubulares galvanizados por inmersión en caliente (ver Acero Galvanizado), conforma un tejido básico de elementos verticales con unos muy comedidos marcos arriostrados en cruz (ver estructuras) que le dan estabilidad lateral. Este tejido se complementa muy bien con la malla de revestimiento exterior de la piel de malla y sintetiza en forma simple la intención del diseño y el orden de su estructuración. En equilibrio entre ambas estructuras (la de hormigón del núcleo de grandes columnas, vigas y losas; la ligera de la piel exterior) se sitúa el borde sutil de la superficie habitable, una ligera baranda de acero y malla.

F. Pfenniger

La Universidad Bilgi de Estambul estaba interesada en la renovación de la Planta Eléctrica Silahtaraga, una típica construcción industrial moderna formada entre los años de 1910 y 1950 para transformarla en un museo y en un centro recreacional y educacional. Esta institución cubre un terreno de 107.000m2 entre los ríos Alibeykoy y Kaghitane, al final del Cuerno de Oro que había sido el centro y escenario principal de Estambul por varios siglos y que había sido desacreditado y desgastado desde fines del siglo 19 hasta 1990 y que ha comenzado a ser visto nuevamente con muchos proyectos luego de ser redescubierto en los últimos 15 años.

En una primera fase de los estudio de proyecto, en orden a abrir los caminos para convencer sobre las aproximaciones de conservbación y renovación, se elabora una base de interpretación incluyendo todos los niveles de accesibles de la instalación. Al término de dichas invetsigacines el resultado probó que se conservaban las trazas del proyecto preliminar preparado en 1910 pero sus estrictas decisiones se fueron relajando en los cuarenta años de construcción, en que se hicieron invasiones formales con criterios pragmáticos: los edificios de máquinas y calderas y los departamentos de empleados contenían características típicas de la era industrial en que fueron construidos pese a que tenían diferentes cualidades estilísticas y estructurales. Esos datos, combinados con el espontáneo sentido e lugar que se instaló por el tiempo pasado en el lugar y con la profundización de las investigaciones entró en un proceso de valiosas pistas para las decisiones de disñeo de la renovación y conservación del conjunto. El denominador común de varios fragmentos de este más bien disperso proyecto ha sido la aproximación cuidadosa que pone en consideración la situación tenida a la vista que cada tiempo específico vuelve a apreciar.

Entre los varios edificios que fueron tratados en este contexto, las dos grandes salasd e calderas que fueron demolidas hace algunos años de las cuales sólo existían trazas de sus fundaciones fueron tratados con una interpretación que apelaba a su nueva función en ujna forma de abstracción en el diseño. Los dos edificios que estaban separados pero quedaban muy próximos uno de otro apar completar la masa construida envolvente se planificaron de una forma adecuada a la existencia voluméwtrica de su función anterior pero con una suerte de aproximación atemporal de sus cualidades superficiales. El factor predoiminantes de los principios de diseño para el edificio del mueso fue la motivación de ser parte del lugar sin un compromiso a un segmento de tiempod eterminado en contraste con el intento de ser contemporáneo, sosteniendo sólo las especificiaciones arquitectónicas actuales y siendo desintegrado del contexto histórico en que está situado.

Al igual que los edificios antiguos, las nuevas estructuras están compuestas por un núcleo interior pesado y un revestimiento exterior ligero y semi trasparente que lo cubre sin tocar hasta el límite de lo posible. En reemplazo del estado punzonado creado por los muros y ventanas en la superficie de los edificios viejos, se instala simplemente sobre la base de hormigón una malla metálica que homogeniza la percepción del edificio completo. En este sentido, se consideró que el edificio debería evocar una especie de insignificancia interviniendo en el aura del entorno durante el día, pero debía convertirse en un simple faro con las iluminación interior del museo que hace invisible la malla metálica de noche.

El edificio fue diseñado con un intento de que debería conservar su existencia insistentemente introvertida pese a la gloriosa actividad arquitectural que florece en las sociedades capitalistas liberales y que torna casi todo edificio en objeto de museo con sus criterios y mecanismos de arquitectos estrella. Es materia de interés descubrir cómo será entendido este museo de Santral Estambul en la “sociedad del espectáculo”. Es claro que demandará varios años para comprender su estado, si acaso es posible.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Pasaje Ventus
Edificios comerciales, Edificios de equipamiento y servicios, Objetos y mobiliario urbano
Edificios de equipamiento y servicios, Obras civiles, Proyectos de estudiantes, Recuperación, restauración y reciclaje, Sustentable
Edificios de equipamiento y servicios