Estación San Miguel Paulista

Estación San Miguel Paulista

El proyecto urbano para el entorno de la estación Sao Miguel Paulista es parte de la modernización de la Compañía Paulista Trenes Metropolitano que tiene la intención de operar como un metro de superficie.
Obra
Proyecto Urbano Estación Intermodal de Sao Miguel Paulista - CPTM
Arquitectura
Una Arquitetos - Cristiane Muniz, Fábio Valentim, Fernanda Barbara, Fernando Viégas.
Constructora
Consórcio Tsleste
Ubicación
Sao Paulo, Brasil
Ingeniería
Nestor Caiuby Pascoal D’Aprile
Período
2004 - 2010
Colaboradores
Pablo Hereñu, Fernanda Neiva, Fernanda Palmieri. Ana Paula de Castro, Eduardo Martorelli, Fabiana Cyon, Miguel Muralha, Roberto Galvão Jr., Sílio Almeida.
Paisajismo
Ricardo Vianna
Fotografía
Cauduro Associados
Web
www.unaarquitetos.com.br

El crecimiento de las ciudades con frecuencia traspasa las vías del ferrocarril que atendía los poblados que alguna vez fueron de extramuros, hoy incorporados a la trama urbana. Así, estas vías, frecuentemente flanqueadas por los fondos de los terrenos que los bordean, se convierten en heridas que restan o impiden la continuidad de la trama urbana. Las inversiones en infraestructura son una oportunidad de generar cambios y de revertir esta situación. El proyecto de la estación San Miguel Paulista enfrenta este desafío y se propone generar un vínculo entre los sectores segregados de la ciudad, una sutura urbana a propósito de un programa intermodal de transporte que, de por sí, es un espacio vinculador, integrador de servicios. La expropiación de dos terrenos permite vincular la estación con la Plaza Forró, un espacio público relevante en el entorno y asiento de una de las construcciones coloniales más antiguas de la ciudad: la capilla San Miguel Arcángel. Con esta operación se generan los accesos y los traspasos necesarios. El proyecto se desarrolla a partir de estrategias precisas que se proponen continuidad y fluidez en los desplazamientos peatonales y una ejecución que permite la continuidad de operación del ferrocarril durante la construcción. En primer lugar se desplaza de la estación existente; luego, aprovechando desniveles natuarles en el terreno, se sitúa sobre las vías empalmando las veredas y pasarelas peatonales. El concepto es simple, el partido general también. Se apoya en una estructuración muy clara a partir de unas columnas de hormigón armado distanciadas 24m que reciben dos grandes vigas de celosía longitudinal a la vía, unidas por marcos transversales en base a vigas doble T de gran sección de las que se suspende la estructura de la mezzanina. Es el cuerpo del edificio, su estructura, su piso y su piel resueltos en este gesto integrador y simple. Hay interesantes fotografías de la obra (muchas de ellas se asocian al documento de las conexiones típicas que hemos publicado) y una animación esclarecedora de la secuencia de montaje. La claridad y precisión parece una constante en este proyecto, en las diversas escala que, necesariamente aborda: la escala urbana, la del edificio y la del detalle.

F. Pfenniger

Gran parte de las oportunidades de proyectos urbanos en la ciudad de São Paulo están vinculados a las redes de infraestructura. Las grandes inversiones deben generar cambios importantes y urgentes al momento de la implantación.

El proyecto urbano para el entorno de la estación Sao Miguel Paulista es parte de la modernización de la Compañía Paulista Trenes Metropolitano que tiene la intención de operar como un metro de superficie, mejorando la calidad de los servicios y los intervalos entre los trenes. La estación corresponde a la Línea Safira, que se extiende a lo largo de las planicies de inundación del río Tietê, en la zona este de la metrópolis.

Desarrollamos 5 estaciones para esta línea (Ingeniero Goulart, San Miguel, Itaquaquecetuba, Ugly Manoel y Aracaré) como un proyecto sistémico que establece la identidad para implementación de los servicios públicos, mediante el mismo sistema constructivo. Cada nueva estación tendrá un proyecto urbano específico a su localización, reorganizando el flujo de vehículos y autobuses, construyendo y valorizando espacios públicos como parques, accesos a áreas verdes valorizando el conjunto construido y promoviendo el desarrollo urbano.

La ubicación de la nueva estación de San Miguel pretende aproximarse a la Plaza Padre Alejo Mafra, conocida como Plaza de Forró, espacio público importante en la región, potenciando sus alrededores articulando una gran demanda para el libre paso sobre la línea ferroviaria.

La Plaza Forró recientemente renovada, posee el templo más antiguo de la ciudad de São Paulo: la capilla de San Miguel Arcángel.

La primera construcción es de 1560, dirigida por José de Anchieta; fue reconstruida en 1622 por el Padre Joao Alvares y el carpintero Fernao Munhoz. En 1938, la capilla fue catastrada por la Oficina de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (SPHAN) y restaurada por su ex director, el arquitecto Luis Saia, entre 1939 y 1940.

 

La posición geográfica de San Miguel ha contribuido a caracterizar la región, desde la ocupación jesuíta, como punto de parada y defensa del "Patio de la Escuela". Actualmente São Miguel constituye un punto de importante centralidad regional, un polo comercial y de servicios de la región.

La posición privilegiada de la capilla, sin embargo, se ha visto comprometida por los edificios construidos en las cercanías, lo que obstaculiza la visión de la llanura y por lo tanto niega la presencia del monumento en el paisaje. Estas construcciones transforman la vía del ferrocarril en fondos de la ciudad. El proyecto propone revertir de esta situación.

El nuevo edificio proviene de la apertura de una gran plaza de acceso, un vínculo entre la Capilla y la Estación, donde se sitúan los accesos principales, el estacionamiento de bicicletas y jardines. Este mirador es posible a partir de la expropiación de dos edificios, y permite restablecer la relación entre el nuevo equipamiento público y el paisaje de San Miguel. El ferrocarril como puerta de entrada al barrio.

El plan urbano define una pasarela peatonal en los fondos de los lotes existentes, y conecta la nueva estación de tren a la nueva terminal de autobuses, convirtiéndolo en un sistema intermodal. La Plaza Leste, de conexión, aproxima a un conjunto de calles comerciales existentes, donde se encuentra la antigua estación. Se propuso un edificio multifuncional como contrapartida financiera para la iniciativa privada y la viabilización del conjunto de las obras.

El traspaso de la vía del tren será a través de pasarelas públicas. Aprovechando el desnivel existente en el terreno, el acceso sur se realiza a través del paso en continuidad con la ciudad, en el mismo nivel de la nueva plaza. El público puede acceder a la estación través de la boletería y descender al lado de la Industria Nitroquímica a través de un edificio de hormigón visti con escaleras mecánicas, escaleras fijas y ascensores. El eje diagonal del pasaje en relación con el cuerpo principal de la estación refuerza la referencia a la capilla, además de liberar la vista de la plaza hacia la Várzea do Tietê.

Las salas técnicas tienen acceso independiente por Rua Salvador de Medeiros, y se abren a la playa de estacionamiento. La torre al tanque de agua, marco vertical del conjunto, se construye a partir del montaje de una estructura de acero sobre las vías del tren.

La nueva estación se construirá siguiendo una estrategia para no afectar el funcionamiento actual de los trenes, por lo que fue trasladada 250 metros en dirección oeste con respecto a la antigua estación, y construida a partir de un conjunto de estructuras de acero sobre las vías de los ferrocarriles.

El partido estructural consiste en una secuencia de pórticos metálicos de los que cuelga la mezzanina, que están conectados entre sí por vigas de celosía con luces de 24 metros.

El cierre exterior se compone de placas de Zincalum perforadas lo que permite la transparencia al interior durante el día, y su transformación en caja de luz por la noche. En la cubierta, filas de planchas translúcidos refuerzan la iluminación natural del espacio central. La columnas son de hormigón visto, una pieza de acero en la cabeza hace la conexión con la estructura superior.

Las obras se dividieron en dos etapas. En primer lugar, la estación de tren y las plazas de acceso, cuya entrega está prevista para fines del 2012. La segunda etapa, el terminal de autobuses y el edificio multifuncional, está prevista para 2013.

El conjunto arquitectónico se condice con la escala de equipamiento industrial de la región así como con la delicada estructura urbana colonial.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Pasaje Ventus
Edificios comerciales, Edificios de equipamiento y servicios, Objetos y mobiliario urbano
Edificios de equipamiento y servicios, Obras civiles, Proyectos de estudiantes, Recuperación, restauración y reciclaje, Sustentable
Edificios de equipamiento y servicios