Costa Mosquito Factory

Costa Mosquito Factory

Un ejercicio extremo, una investigación capaz de desprenderse de todo lo superfluo y rescatar lo esencial en una síntesis formal y material notables
Obra
Costa Mosquito Factory
Arquitectura
Tolila+Gilliland / Gastón Nicolás Gilliland et Tolila
Cliente
Mosquito Coast fábrica (Benoit-Marie Moriceau)
Ubicación
Paris, Francia
Período
Duración del estudio: 8 meses. Duración de la obra: 5 meses
Presupuesto
350.000 euros HT
Sup. construida
517m²
Materialidad
: Estructura y revestimiento de acero galvanizado. Fachada Norte en paneles de policarbonato (Danpalon) Los suelos de hormigón encerado
Fotografía
Philippe RUAULT
Web
www.tolilagilliland.com

La memoria de los autores es muy explícita y sobrepasa toda necesidad de comentarios adicionales respecto del origen y la intención de este proyecto. El galpón, que alude también a los espacios de los estudios, a las naves de producción y a la estructura de naves de algunas iglesias, es un ejercicio extremo, una investigación capaz de desprenderse de todo lo superfluo y rescatar lo esencial en una síntesis formal y material notables. De ahí que la declaración de que esto no es un galpón sino una isla –aunque podría parecer innecesaria- se hace parte de la propuesta como un aviso, una alerta que advierte al que no ha percibido la sutil diferencia entre un galpón y este espacio simbólico,  pero se convierte también en un refuerzo al que conociendo de ella, lo invita a una actitud de reverencia y compromiso con el espacio y la actividad que allí se cobija. La estética del acero galvanizado de los revestimientos y de la estructura es perfecta y armoniza con el radical y simple volumen exterior que, además, está muy bien situado en el entorno industrial. El sutil tratamiento del piso, de los revestimientos traslúcidos, de la luz y de los muros practicables (más que portones o ventanas) hacen de este espacio un templo de la experimentación, la producción y la propia vida del artista convocante. La estructura responde con idéntica simpleza conceptual: se resuelve mediante marcos rígidos de columnas y vigas con uniones apernadas en base a perfiles doble T galvanizados por inmersión en caliente. Todo un hallazgo el proyecto, que habla de una aproximación nueva no sólo del espacio construido si no del espacio de vida y laboral de los artistas donde la experimentación, el trabajo, la contemplación y la vida comparte un lugar desprovisto al extremo, casi desnudo, que se llenará precisamente con el hacer y el ser de los participantes. Me parece sugerente, simbólico y notable.

F. Pfenniger

«Ceci n'est pas de Ceci hangar. Ceci est une île. »Esto no es un cobertizo. Esta es una isla. La pregunta planteada por el cliente / artista era la posibilidad de una isla cultural en un sitio industrial, la fabricación concreta de un sitio utópico para la vida, la investigación y la producción. La respuesta arquitectónica es el resultado de una investigación hacia un vocabulario de elementos que podrían dar sentido a esta ambición.
La masa cúbica de acero galvanizado en armonía con las fachadas industriales de sus alrededores; las puertas monumentales, sólo apenas perceptibles, deslizándose hasta desaparecer en el interior; la organización sistemática de funciones; la repetición de las grillas interiores; la modularidad de los usos, el marco potencial contemplado de futuras experimentaciones del artista; la expresión de la naturaleza cruda de los materiales; el deseo de detalles dibujados con precisión; el efecto de sorpresa en cada secuencia de descubrimientos; la gran nave central y sus celdas de almacenamiento laterales; la plataforma para exposiciones y la plataforma para estar / dormir; la simetría acertada, reforzada por dos escaleras monumentales; el fuerte sentido de lugar; la suave difusión de la luz de la fachada norte, en referencia a los estudios de artistas del siglo pasado; las puertas que se abren hacia el paisaje más allá; la simplicidad del plan y la economía de medios.  Es con la suma de todos estos elementos que imaginé este lugar, habitado y lleno de vida. Esto no es un cobertizo. Esta es una isla.

Acerca de Costa Mosquito
Las Sessions Costa Mosquito se basan en el deseo de crear un lugar para la experimentación y la investigación en la práctica artística y la exhibición. Pensada como una especie de laboratorio, este edificio está dedicado a recibir, cada año, curadores y artistas para el intercambio, la experimentación y la colaboración.

La Fábrica Costa Mosquito también se refiere a una arquitectura ficticia extraída de la novela homónima de Paul Theroux (1981) y llevada a la pantalla en 1986 por Peter Weir. La historia presenta a un inventor que huye a Estados Unidos por Honduras para formar una sociedad utópica. Se va con toda su familia al "Reino Mosquito" y construye, en el corazón de la selva, una gran fábrica de hielo en una carcasa de bloque metálico destinada a revolucionar la vida de la población indígena. Esta pieza de escenario, una suerte de proyección para la reflexión creativa y la fantasía de una nueva sociedad, aquí se convierte en una fuente de interpretación arquitectónica, marco y herramienta de sueños y ficciones posibles.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Edificios de equipamiento y servicios, Proyectos de estudiantes
Edificios de equipamiento y servicios, Proyectos de estudiantes
Edificios de equipamiento y servicios