Estudio de Abogados BPGM

Estudio de Abogados BPGM

La iluminación natural de la biblioteca y pasillos está garantizada por los paneles de vidrio continuo en cada divisor de las habitaciones periféricas.
Obra
Estudio de Abogados BPGM
Arquitectura
Fernando Forte, Lourenço Gimenes y Rodrigo Marcondes Ferraz, FGMF. Equipo: Renata Davi, Marília Caetano, Ana Beatriz Lima, Bruno Araújo, Marina Almeida
Constructora
FGMF Architects + Lar Construtora
Ubicación
Brasil
Ingeniería
Oppea
Año
2010
Sup. construida
600m2
Iluminación
FGMF + Lumini
Fotografía
Fran Parente
Web
www.fgmf.com.br

El proyecto de habilitación de las oficinas de un estudio de abogados es la oportunidad de FGMF Arquitetos, de Brasil, para hacer una reflexión interesante. Tres decisiones que parecen escaladas y sucesivas ordenan su propuesta. Primero la separación de los niveles, luego la organización perimetral de las salas de reuniones y trabajo en el piso más público y, por último, la ubicación en el centro del proyecto de un recinto representativo y simbólico del bufete. Es el centro geométrico, pero también el centro de gravedad –gravitacional- de la oficina, que concentra la esencia, la experiencia, el ser propio. Así, en el centro de la planta que recibe las salas de reuniones y administrativas, visible desde el vestíbulo, se instala una librería-laberinto, síntesis de tradición, conocimiento e innovación que representa el espíritu del estudio. Una especie de panóptico suspendido cuyos sobrios anaqueles y cerramientos no llegan al suelo, que comparte lo cerrado y lo transparente, lo robusto y lo etéreo, lo superior, lo más cerebral de la actividad de los abogados. La continuidad que se logra por el piso, la iluminación y el escaso borde que delimita los cristales, hacen que este volumen flotante permita, también, la integración del espacio circundante y la luz natural que proveen los cristales de las salas contiguas. Así, este núcleo, ora abierto o cerrado, se deja ver y sentir. La presencia del acero en este proyecto es sutil, acaso visible, pero está: en los anaqueles, en los herrajes, en algunos muebles suspendidos del cielo. El proyecto hace bien al mundo legal que representa, lo renueva y lo ventila sin sacrificar en nada la necesaria imagen de sobriedad y tradición. Hace bien, también, al oficio del interiorismo como valor de la arquitectura. 

F. Pfenniger

Fuimos llamados a la licitación de un proyecto de arquitectura de dos pisos de un estudio de asesoría jurídica BPGM, nos encontramos con una división clara: Un piso (más grande) operativo y otro (un poco más pequeño) para salas de reuniones y área administrativa.

Una vez definida claramente la división entre las plantas funcionales y sociales, surge la necesidad de representar la opinión de la Oficina BPGM a sus clientes y la necesidad de sus abogados de sentirse respaldados por su empresa.

A juicio de la situación, parecía una opción interesante para nosotros organizar la oficina de una forma radial: cada sala de reunión estaría, por lo tanto, en el perímetro del conjunto, con vistas a la iluminación exterior y natural, y, en el centro del conjunto (punto focal del visitante) no habría una gran biblioteca que organiza los flujos de las diferentes salas. La iluminación natural de la biblioteca y pasillos está garantizada por los paneles de vidrio continuo en cada divisor de las habitaciones periféricas.

Sin embargo, la biblioteca había ganado una gran importancia simbólica al convertirse en el elemento de la organización de la planta y los flujos del conjunto. También parecía apropiado para nosotros que debería ser el primer elemento visible para el visitante, tan pronto como se abandona el ascensor. Por lo tanto, era necesario que la biblioteca no se supusiera que era sólo un elemento para acumular y organizar los libros, sino también un elemento para representar la ideología de la oficina. Su responsabilidad se convertiría en dos vertientes: una biblioteca bien organizada, pero también es un elemento interesante y diferente - sobrio hasta el punto de no comprometer la necesidad de seriedad y fiabilidad que un despacho de abogados debe mostrar, pero innovador y contemporáneo, como la esencia de la BPGM Office. Había, pues, una especie de conflicto entre la tradición y la innovación.

 

Con el fin de responder a estos anhelos fue que surgió la idea: la biblioteca se convertiría en una especie de pequeño laberinto, con ángulos inusuales, y los pasillos abiertos y cerrados. Además, algunos lugares que tienen ventanas donde quienes estaban en los pasillos sería capaz de mirar en el interior, y en otros lugares se ha cerrado completamente.

También diseñamos la biblioteca para que nunca tocara el suelo. Toda la biblioteca se convirtió en un elemento flotante, suspendido que nunca tocaría el suelo, situándose de casi un modo misterioso a 40 centímetros de la losa. El trabajo del abogado es, en esencia, cerebral. Se perfila en los acuerdos y discusiones, pero es un trabajo de los servicios, basado en las personas y el conocimiento. La biblioteca en el centro del conjunto es otra cosa que la representación de los conocimientos colectivos a disposición del cliente de Office BPGM. Este conocimiento abstracto está conformado en una forma etérea, flotante, no tocando el suelo o las paredes a través del elemento que es la biblioteca - un pequeño laberinto flotante que contiene el conocimiento de oficina y, aunque contemporáneo, expresa toda su tradición.

 

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Diseño de interiores, Recuperación, restauración y reciclaje
Diseño de interiores, Recuperación, restauración y reciclaje
Diseño de interiores, Edificios comerciales